Vladimir Putin obtuvo el cuarto mandato presidencial el domingo en una victoria electoral abrumadora, según las encuestas estatales a boca de urna, en medio de informes de una presión generalizada sobre los votantes y una ofensiva contra la oposición.

Las encuestas de salida mostraron que Putin ganó el 74 por ciento de los votos, mientras que se estima que su rival más cercano, el candidato del Partido Comunista Pavel Grudinin, obtenga algo más del 11 por ciento.

"Pensaremos en el futuro de nuestra gran patria, del futuro de nuestros hijos", dijo Putin en un mitin de la victoria cerca de la Plaza Roja, antes de encabezar a una multitud que agitaba banderas en un canto sostenido de "¡Rusia! ¡Rusia!"

La certeza absoluta de la victoria electoral de Putin significa que la apatía, en lugar de uno de sus siete candidatos rivales nominales, había sido la mayor preocupación del presidente.

La votación se produjo en medio de una creciente disputa con el Reino Unido por el envenenamiento de Sergei Skripal.

Alexei Navalny, el testaferro de la oposición, fue excluido de las urnas por una convicción de fraude que, según dijo, fue inventada para evitar que desafíe a Putin, y llamó a los seguidores a boicotear las elecciones en señal de protesta. Decenas de activistas de la oposición han sido encarcelados o atacados por asaltantes partidarios del Kremlin desde que Navalny anunció su intención de presentarse a la presidencia a principios del año pasado.

Antes de la votación, el Kremlin habría dicho a los funcionarios que deseaba que el presidente obtuviera el 70 por ciento de los votos con un 70 por ciento de participación para subrayar la legitimidad del ex oficial del KGB.

La administración presidencial redujo su expectativa de una participación aceptable al 65 por ciento solo días antes de la votación, de acuerdo con información privilegiada citada por los medios rusos. La participación en la noche del domingo fue de alrededor del 63 por ciento, según las encuestas a pie de urna, por debajo del 65 por ciento en las elecciones de 2012.

Golos, un organismo independiente de control electoral que el Kremlin llama un "agente extranjero", denunció docenas de violaciones en todo el país, incluyendo el relleno de las urnas e irregularidades con listas de votantes registrados. Decenas de voluntarios contaron con una línea directa administrada por la organización en Moscú.

"Quiero que estas elecciones sean justas, que no siempre es el caso en nuestro país, por decirlo suavemente", dijo Olga Shelenberg, una voluntaria de Golos.

Ella Pamfilova, la directora del comité electoral controlado por el gobierno, dijo que hubo "relativamente pocas" violaciones el día de las elecciones.

También se informó que los funcionarios tenían millones de estudiantes y empleados del gobierno fuertemente armados, así como también a trabajadores de empresas privadas que dependen de contratos estatales, para votar. También los presionaron para asegurarse de que los miembros de la familia también emitan sus votos.

Así se celebraron las elecciones

Los centros de votación se abrieron a las 8 a.m.

hora local del domingo por la mañana en la región del lejano oriente de Rusia, y la votación comenzó nueve horas más tarde en Moscú. Hubo un ambiente festivo en los colegios electorales, donde se les ofreció a los votantes la oportunidad de ganar iPhones para las mejores selfies de las urnas, y se les dio la oportunidad de comprar comida con descuento.

"Putin ha vuelto grandioso a nuestro ejército", dijo Viktor, de 55 años, frente a una mesa electoral en Moscú. "Ninguno de los otros candidatos está listo para gobernar Rusia".

Los funcionarios electorales instalaron cámaras web en decenas de miles de colegios electorales en todo el país, en lo que describieron como un movimiento destinado a garantizar la transparencia.

El fraude masivo de votantes a favor del partido gobernante de Putin durante las elecciones parlamentarias de 2011 desató grandes protestas contra Putin en Moscú, y las autoridades deseaban evitar que se repitieran esas escenas.

Sin embargo, los funcionarios de algunos colegios electorales encontraron formas de evitar las cámaras. En la región de Kemerovo, en el oeste de Siberia, los funcionarios de un lugar de votación cubrieron las cámaras con globos, oscureciendo la vista de las urnas. En Nalchik, en el sur de Rusia, los funcionarios simplemente les cortaron las cortinas, mientras que otros funcionarios de las mesas electorales colocaron las cámaras de tal manera que no había nada visible para cualquiera que estuviera mirando en línea.

En Moscú, donde Putin recibió su porcentaje más bajo de votos en las elecciones PRESIDENCIALES de 2012, unos 3.000 observadores electorales reclutados por Navalny se distribuyeron en los centros de votación. Sergei Boyko, el jefe de los esfuerzos de monitoreo de voto de Navalny en Moscú, dijo que varios observadores habían sido retirados "sin causa justificada" de los colegios electorales.

Tensión con Reino Unido

La votación se produjo en medio de una creciente disputa con el Reino Unido por el envenenamiento de Sergei Skripal, un ex oficial de inteligencia militar ruso que espió para el MI6, y su hija, Yulia, en el sur de Inglaterra. Boris Johnson, el secretario de Relaciones Exteriores británico, dijo el domingo que era "abrumadoramente probable" que Putin ordenara el ataque.

El Kremlin niega los reclamos.

Hablando el domingo por la noche, el portavoz de la campaña de Putin, Andrei Kondrashov, agradeció sarcásticamente al gobierno británico, alegando que los rusos se habían congregado en las urnas para mostrar su apoyo al líder ruso desde hace mucho tiempo. "Leen mal la mentalidad rusa de nuevo", dijo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!