El Real Madrid [VIDEO] reservó su lugar en los cuartos de final de la Liga de Campeones con una victoria de 2-1 sobre el PSG esta noche. Al ganar 5-2 (ida y vuelta), las esperanzas de Madrid de conseguir su tercer título consecutivo en Europa permanecen firmemente vivas después de dejar a un lado al PSG [VIDEO].

Los goles de Cristiano Ronaldo y Casemiro aseguraron la victoria, mientras que Edinson Cavani aprovechó un gol de consolación para los anfitriones, que ahora deben llegar a un acuerdo con otra racha europea decepcionante.

Fuera con lo viejo, entrando con lo nuevo

Esta fue una noche para las armas jóvenes, con Zinedine Zidane optando por un mediocampo relativamente juvenil mientras que sus jugadores mayores, en términos relativos, se quedaron en el banquillo.

Jugadores como Toni Kroos, Luka Modric y Gareth Bale fueron nombrados como suplentes, con Marcos Asensio, Mateo Kovacic y Lucas Vazquez entrando en la cancha.

Nada dura para siempre y hay una sensación de que el club se encuentra en un período de transición, ya que acoge a sus jóvenes estrellas y saluda a la vieja guardia. Con Asensio y Vázquez demostrando su potencial, esta noche fue una confirmación más de esto. El futuro es brillante.

Son humanos después de todo

Tanto el Real Madrid como el PSG cuentan con dos de los escuadrones más elitistas y caros del mundo, pero durante los períodos de este juego, particularmente en los primeros 20 minutos, la calidad ofrecida fue distintivamente poco impresionante. Si los nervios de la gran ocasión jugaron un papel, ambas partes tuvieron problemas para encontrar su ritmo en las primeras etapas de este partido ya que los pases fueron extraviados, se enfrentaron a errores y se desperdiciaron oportunidades.

Hemos llegado a esperar el Fútbol súper estrella de estos dos equipos, pero, como se mostró esta noche, la unión de dos potencias europeas no siempre garantiza los fuegos artificiales.

La falta de identidad sigue obstaculizando el PSG

Para el Paris Saint-Germain, este enfrentamiento de la Liga de Campeones no se debió únicamente a la clasificación y la temporada completa del club, sino también a la identidad del equipo. Sin Neymar entre sus filas, esta era la oportunidad perfecta para que el equipo demostrara sus credenciales en el escenario principal, así como su unidad como equipo.

Pero cuando llegó el momento decisivo, el PSG se quedó corto una vez más. Mucho ha sido de la dependencia del equipo en Neymar, con jugadores que insisten en que este no es el caso, pero había poco que sugiriera lo contrario, ya que los anfitriones se esforzaron para derrotar a sus oponentes. Las posibilidades eran pocas y muy diferentes, mientras que las raras oportunidades frente al gol del Real se desperdiciaban.

Sería doloroso admitirlo, pero esta noche faltó una estrella de calidad general del PSG.

A esto se sumó la destitución de Marco Verratti, que reafirmó la sensación de que este equipo carece de un líder capaz de revertir un juego. Una vez que la posesión preciada del PSG, Verratti no ha podido cumplir con su potencial. Este es un equipo que clama por un líder, alguien que esté dispuesto a dar todo por la insignia en su camisa. Con tantos egos grandes entre sus filas, el espíritu de equipo del PSG parece haber tomado el golpe y hasta que se desarrolle una identidad compartida en el club, el equipo parece destinado a seguir siendo campeones en espera.

Las acciones de Asensio continúan subiendo

El objetivo del Real Madrid era Ronaldo, pero Asensio era su creador principal, pellizcando el balón en la línea de medio campo, avanzando y liberando a Vázquez con un pase ingenioso.

A medida que el juego de Ronaldo se vuelve cada vez más limitado (aunque no menos devastador), la influencia de Asensio solo crece. Tiene 10 goles y cinco asistencias en sus 38 apariciones esta temporada, números no sorprendentes pero un regreso constante para un jugador de 22 años que aún se establece en el primer equipo. Si este partido en París fue un vistazo de un futuro mega duelo de fútbol - Asensio vs Kylian Mbappe, hubo un solo ganador.

Mbappe muestra su juventud

Mbappe obviamente vio su nombre en los titulares de mañana, pero fue un momento que, para toda su clase, nos recordó lo joven que es el delantero. Después de irrumpir en el área del Madrid por la derecha, el francés se encontró cara a cara contra Keylor Navas y con Edinson Cavani abierto a su izquierda. Pero en lugar de pasar como debería, Mbappe probó suerte, pero fue en vano.

En resumen, el juego de Mbappe se vio desolado contra la experiencia y el sentido común de la línea defensiva del Real, la tierna edad del delantero se hizo aún más evidente cuando su decisión reflejaba la de un niño de 19 años. Mbappe tiene talento en abundancia, sus corridas, amagos y su ritmo eléctrico lo confirmaron, pero en un juego de esta naturaleza, su juventud, en esta ocasión, resultó ser su perdición.