Se supone que los políticos han de ser un reflejo de la sociedad que quieren representar, sin embargo, esa idea es más bien una especie de espejismo, entre muchas otras cosas, lo demuestra el hecho de que ellos no tienen que apretarse el cinturón, como el resto de los ciudadanos, a la hora de mantener activas sus organizaciones.

Los partidos políticos viven de la Administración Pública, es decir, del aporte a través de los impuestos, de todos los españoles, que nos vemos así obligados a financiar incluso a aquellos partidos cuyas ideas no compartimos.

El sistema de financiación de los partidos políticos españoles, en la actualidad, es mixto.

Por un lado están las subvenciones que cada partido recibe del Estado y por otro, las aportaciones privadas. Sin embargo, a la hora de la verdad, el porcentaje que reciben de las subvenciones públicas supone un 80% del total de su financiación.

Hablando en cifras, que pueden ser consultadas en las propias páginas web de los partidos, que las publican en aras de conseguir una mayor transparencia económica, sabemos que en el año 2015, los cuatro principales partidos políticos españoles, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, tuvieron unos ingresos que totalizaban la cifra de 137,6 millones de euros, de los cuales 108,6 millones tienen su origen en las subvenciones públicas.

La cuantía del valor de las subvenciones que corresponden a cada partido varían en función del número de escaños y de votos obtenidos durante las últimas elecciones, siendo este un sistema que siempre favorece a los partidos más grandes.

En términos globales podemos mantener que los partidos políticos reciben del Estado más dinero para su financiación que fundaciones de índole social como Cruz Roja o Cáritas.

Financiación Privada:

Con respecto a la financiación de tipo privado, los partidos pueden obtenerla por diferentes vías, en primer lugar a través de las cuotas que pagan sus afiliados, en segundo lugar a través de donaciones a título personal, ya que actualmente está prohibido por ley que las empresas puedan hacer donativos a los partidos políticos (no así a las Fundaciones a ellos asociadas), en tercer lugar a través de créditos.

La formación Política Podemos ha instituido una nueva forma de obtención de financiación consistente en pedir microcréditos con interés del 0% a sus simpatizantes que les devuelve una vez recibida la subvención pública.

Además están los recursos que reciben a través de las fundaciones que están vinculadas a cada partido, por ejemplo FAES al PP o IDEA al PSOE.

También existen otras vías de financiación privadas, de orden totalmente irregular, que desafortunadamente están de plena actualidad estos días en la prensa por ser objeto de tratamiento judicial para bochorno de toda la sociedad (lease trama Gürtell, financiación de Convergencia, etc. Etc.) .

Búsqueda de soluciones:

Los propios partidos son conscientes de que deben buscar formas alternativas de financiación, por eso desde el miércoles pasado presentan ante el Congreso y a través de la Comisión para la Auditoría de la Calidad de la Democracia y la Lucha contra la Corrupción que preside el diputado Toni Cantó, sus diferentes propuestas. Lo han hecho ya PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos y lo largo de esta semana seguirán explicando su financiación y sus propuestas ERC, PDeCAT y el PNV.

Conseguir que cada partido se sostenga con los donativos y las aportaciones de sus militantes, sería una solución ideal, nada imposible con las facilidades que aporta internet en nuestros días.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!