Cuando murió de Alfonso I el Batallador, rey de Aragón, la confusión se adueñó del reino. No solo porque había caído en la batalla de Fraga o porque fallecía un símbolo de la Reconquista contra los musulmanes, sino porque su testamento podría haber cambiado la Historia: el monarca aragonés, conocido por sus dotes guerreras, había cedido sus territorios a la Orden del Temple, es decir, a los Templarios. Este testamento no llegó a cumplirse, pero generó todo tipo de leyendas que han llegado a nuestros días.

El rumor de que Alfonso I el Batallador no había muerto en la batalla de Fraga

Una leyenda producto de esa confusión que se generó en Aragón y en los territorios cristianos de la Península (los musulmanes se hicieron fuertes) fue la necesidad de creer que Alfonso I el Batallador no había muerto. Por ello, en torno al 1.174, cuarenta años después de la muerte de este monarca, comenzó a correr el rumor de que el soberano en realidad no había muerto y que había marchado a Tierra Santa para después volver y dar la gloria perdida.

Incluso cuenta fray Jerónimo de Zurita que un herrero de Teruel se hizo pasar por Alfonso I y consiguió una legión de seguidores que estaban dispuestos a atacar al enemigo. Las autoridades aragonesas tuvieron que abrir el sepulcro y enseñar el cadáver del difunto rey a todos los crédulos que participaron en el insólito movimiento.

La relación del rey aragonés con el mito del rey Arturo y del Grial

Esta situación del mito del Mesías y del jefe inmortal que regresará para salvar a los suyos se ha dado en muchos países, pero por aquellos años medievales se estaba fraguando un mito similar que pudo estar influenciado por la historia de Alfonso I el Batallador: el mito del rey Arturo y la búsqueda del Grial.

Wolfram von Essenbach, que puso de moda el ciclo artúrico y la relación con el Grial en su obra Parzival, menciona al rey Anfortas, rey del Grial, a quienes todos menos sus fieles caballeros "templeisen" creerán muerto.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Historias

Esto se asemeja mucho a la "no muerte" de Alfonso I el Batallador y el apoyo que recibió en todo momento de parte de los Templarios.

Alfonso I fue educado por la Orden del Temple en el castillo de Monzón y ayudado por ellos en las campañas militares de Valencia y Mallorca, tal como describe Essenbach para confeccionar el mito del rey Arturo y del Grial. Incluso la vinculación con este misterioso objeto en forma de cáliz y el soberano aragonés siguió asentándose en Aragón con el paso de las generaciones, llegando el propio rey Jaime I el Conquistador, por ejemplo, a escribir en su autobiografía que él era el verdadero rey del Grial al haber nacido y haber pertenecido a un linaje de forma "milagrosa".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más