No hay un presidente fuera de la UE con el que haya hablado con más frecuencia en los últimos años, a pesar o debido a los numerosos asuntos de disputa desde el este de Ucrania hasta Siria. Merkel enfatiza repetidamente que Rusia es crucial para la seguridad y el desarrollo de Europa, por lo que es importante mantener el diálogo. Ahora los contactos podrían incluso fortalecerse debido a la nueva situación geopolítica.

En mayo, Merkel visitó Putin en el Mar Negro, ahora Putin entró en suelo alemán por primera vez desde 2016. Actualmente existe la posibilidad de identificar algunos intereses comunes, incluso en los grandes problemas.

La naturaleza impredecible del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también está forzando a los otros gobiernos del mundo a negociar más de cerca.

Putin no tiene las manos vacías

Como era de esperar, Putin, como el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, ahora está más interesado en hacer contactos. Sobre todo debido a las sanciones de Estados Unidos, pero también las de la UE están creando problemas para la economía rusa. Las esperanzas de Putin de que Trump tenga un rumbo favorable a Moscú [VIDEO]se han visto frustradas, incluso si quiere que Rusia regrese al círculo del G-7. Los intentos de Rusia de reforzar el poder militar fuera del Reino Gigante también están perjudicando las finanzas del país.

Los expertos militares occidentales hablan de un "sobreestiramiento", un compromiso que supera permanentemente los recursos de Rusia.

A diferencia de Erdogan, Putin no tiene las manos vacías, desde el punto de vista de los diplomáticos de la UE ya ha alcanzado un objetivo principal, por ejemplo, en Ucrania.

Putin [VIDEO] tiene una influencia decisiva sobre los separatistas en el este de Ucrania. Rusia ha asegurado una influencia permanente en otra ex república soviética, o al menos ha creado una especie de zona de amortiguación para los gobiernos orientados al oeste. La construcción de un puente desde la parte continental de Rusia a la península ucraniana anexa de Crimea también ha cortado el puerto ucraniano de Mariupol en el noreste del Mar Negro, sin que Occidente pueda hacer mucho al respecto.

Putin mostró las fronteras de Estados Unidos

La situación es similar en Siria: militarmente, Rusia ha logrado su objetivo de asegurar la protección de su base naval y aérea en el país a través de una victoria del ejército sirio sobre los insurgentes. Putin ha llevado a Rusia de vuelta al escenario mundial y ha señalado los límites de la superpotencia de EE. UU. Sin embargo, Siria también muestra el límite del poder de Putin, porque la fuerza de Rusia se basa principalmente en los militares.

Sin embargo, para asegurar la influencia recién adquirida, Putin necesita el dinero y la legitimidad política de los europeos.

Merkel deja en claro en Meseberg que ella ofrece un compromiso de los europeos con una etiqueta de precio: necesaria es una reforma constitucional y la preparación de las elecciones. El énfasis de Putin en las relaciones económicas dejó en claro en Sochi y Meseberg que necesita a Alemania por otra razón: sin el apoyo de Merkel, no tiene ninguna posibilidad de construir el gasoducto Nord Stream 2 a través del Mar Báltico.

Pero él lo necesita, para asegurar los ingresos del estado de Rusia. En vista de la amenaza de sanción de Estados Unidos también contra las compañías extranjeras involucradas en el proyecto, él busca la alianza, como con el acuerdo nuclear con Irán o el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, ambos terminados por Trump. El táctico inteligente de Moscú insinuó en Meseberg que todavía tiene otros ases en la manga: la posible destrucción de la unidad de la UE.