La mayoría de los niños le tienen miedo a la oscuridad, durante sus primeros años de vida. Esto se puede deber a muchas razones, los programas que ven, discusiones familiares, estrés o cuentos que les narran. Ese miedo intenso puede ser un problema a la hora de dormirlos, ya que quieren dormir con la luz encendida y les cuesta conseguir el sueño temprano.

Aquí hay algunas maneras de ayudar a tu hijo a superar el miedo a la oscuridad que seguro van a funcionar en forma efectiva.

Escucha los miedos de tu hijo

Sí, puede estar cansada y querer que termine el día, pero trata de ser paciente y escuchar los temores de tu hijo. [VIDEO] La imaginación de los niños pequeños se incrementa en los primeros años y, aunque podemos pensar que es un miedo tonto, para ellos, es algo serio.

¿Te imaginas creyendo realmente los monstruos te pueden tragar? No es un buen pensamiento en absoluto. Tómate el tiempo para escuchar a tu hijo e incluso si tienes que decir por la noche que no hay monstruos, 100 veces, esto es lo que tendrá que hacer.

Mantén una pequeña luz encendida

Mantener encendida una luz de paso permitirá que entre algo de luz en la habitación de tu hijo. También puede ser una lámpara en el cuarto. Es muy importante una entrada de luz, ya que le dará a tu hijo seguridad estando en la habitación, cuando tengan miedo durante la noche. Además, debes estar cerca de tu hijo, él debe sentir que puede llegar hasta ti cuando el miedo lo invada.

Dejamos la luz del baño encendida cada noche que está entre nuestra habitación y la habitación de nuestros niños, iluminando el camino para que puedan llegar a nosotros si lo necesitan.

Usa una luz nocturna divertida o relajante

Las luces nocturnas [VIDEO] son impresionantes. Emiten suficiente luz para desterrar sombras aterradoras sin ser lo suficientemente livianas como para perturbar el sueño de su hijo. Hay lamparitas de baja luz que realmente divertidas, hay otras con movimiento como las lámparas de lava que sirven para relajar.

También es importante hacerle saber a tu hijo que es perfectamente normal tener miedo cuando todo está oscuro, pero que no hay nada de que temer.

Evita las películas de terror

Los niños son muy susceptibles a las cosas y en una edad temprana hay muchas cosas aparentemente inocentes que pueden causarles angustia.

Asegúrate de saber qué está mirando tu hijo. Lo mejor es apegarse a los programas seguros y evitar algo que les provoque miedo o alteración en algún momento. También es importante evitar la televisión antes de acostarse y seguir una rutina que ayude a tu hijo a relajarse.