Si tienes hijos, sabes que es difícil todas las mañanas, probablemente sacudas la cabeza preguntándote por qué las mañanas son tan estresantes. Hacer el desayuno, llevar a los niños al colegio, arreglarte e ir al trabajo; todas estas actividades se repiten todos los días y pueden ser muy estresantes.

Es muy importante tratar de ser paciente con los hijos y no gritarles por las mañanas.

A continuación, algunos consejos que te ayudarán a que tus mañanas sean menos estresantes, aplicando estas técnicas matutinas.

Prepara las cosas la noche anterior

Asegúrate de que los uniformes escolares de tus hijos se laven, planchen y cuelguen para que estén listos por la mañana.

Buscar un zapato escolar o tener que planchar un uniforme escolar antes de la escuela hará que tengas una mañana terrible.

Asegúrate de que la ropa deportiva de tu hijo esté lista junto con cualquier otra cosa que tu hijo necesite para la escuela. Comprueba que no tengas que firmar una carta de la escuela en la mañana. Las escuelas siempre están pidiendo algo, así que asegúrate de que todo esté listo.

Puedes adelantar los almuerzos de tus hijos la noche anterior. Puedes ahorrar mucho tiempo y esfuerzo con esta técnica.

Levántate antes que tus hijos

Esto es grandioso. Asegúrate de estar siempre despierta antes que tus hijos, sin importar nada.

Levántate, por lo menos, 15 minutos antes que tus hijos todas las mañanas y verás una gran diferencia. Esos 15 minutos dan la oportunidad de tomar una taza de café [VIDEO] y ponerte en ventaja en cualquier actividad que tengas pendiente.

Significa que puedes despertarte y comenzar sin estrés. Solo el café y tú.

Despierta a tus hijos a tiempo

Ten un horario, distinto del tuyo, para despertar a tus hijos: asegúrate de que sea un buen momento para prepararlos y que tengan todo listo.

Trata de que duerman temprano, para que no tengan problemas con despertarse temprano [VIDEO], a la hora programada. Con los niños es muy difícil seguir un horario establecido, ya que ellos son impredecibles y en su preparación siempre surgen inconvenientes. Pero, hay que apartar tiempo antes de la hora de salida, para que estén listos y que no se presente ningún tipo de retraso.

Desayunos rápidos y fáciles

Trata de que el desayuno sea lo más rápido y fácil posible, durante la semana: el desayuno puede ser cereales, yogur con fruta o pan tostado.

El desayuno no debe tomar más de 10 minutos todas las mañanas, desde preguntar qué es lo que quieren comer hasta cuando se retiran de la mesa.