Para entender lo que pasa en el mercado y aplicar estrategias de mercadeo (Marketing), debemos explicar por qué hay Inflación en argentina. Y esto se debe, entre otras causas, a que hay más circulante de dinero en plaza (mercado) producto del elevado gasto público –que se ha convertido en crónico por décadas- por subsidios, planes trabajar, asistencialismo, etc. También es porque al aumentar la tasa de referencia, hay que pagar más por estos intereses (letras bonos, etc.). Y todo eso es dinero que de algún lado sale, es decir del Banco Central.

Por eso, emitir billetes para cubrir gasto y crecer no es la solución. La solución genuina es la inversión, tanto local como extranjera.

Y esa inversión viene si hay reglas de juego claras (seguridad jurídica) y un shock de confianza, cosa que no ocurre actualmente en Argentina. Se necesitan décadas para recuperar esa confianza dilapidada.

La inflación es el peor impuesto que existe para los pobres, porque todo su ingreso lo destinan a los alimentos.

El delito creciente

La Inseguridad en Argentina ya es cosa de todos los días. La gente común se pregunta si al salir a trabajar vuelve a su casa con vida. Los hechos últimos lo demuestran (el caso del colectivero, del diariero, violaciones seguidas de muerte, etc.) por decir algunos.

Pero cuando la fuerza del orden actúa, como con el caso del oficial Chocobar, los defensores de los DD.HH. salen a decir que se actuó en exceso de legítima defensa. Me pregunto, ¿entonces para qué está la policía? Cuando matan a un policía no escuché a nadie defender sus DD.HH.

¿O acaso la vida de un delincuente vale más que la de un oficial?

La (in) justicia

Yo diría que la justicia en la Argentina está mal aplicada, porque no se trata de que haya más leyes. Las leyes están, lo que sucede es que hay jueces corruptos que la han degradado y no la aplican como corresponde. Y eso se resuelve con juicios políticos que se deben realizar a esos magistrados y no hay voluntad política para hacerlo.

También la justicia debe fallar en casos ejemplares, otorgando las penas acordes para cada caso. Porque si no da todo igual. Y en el mundo no es así.

No pidamos entonces que la gente invierta en el país si no le damos después las garantías necesarias.

Y para terminar con este escenario político y económico, todo esto no se resuelve con más mano dura (represión del Estado), sino con más educación que es el capital más valioso que un país puede tener en su gente.