A menudo las personas que nos sentimos atraídos por la oferta de los museos, observamos con cierta tristeza, sobre todo los que trabajamos en el campo educativo, que los jóvenes no acuden demasiado a los mismos o si lo hacen, se cansan enseguida y empiezan a dar muestras de aburrimiento o desinterés por lo expuesto. Es indudable que los museos nos aportan cultura, pero para ser entendida y disfrutada por los más jóvenes necesitamos un cóctel de ideas.

¿Están preparados los museos para recibir a los jóvenes?

Cada vez son más los museos y salas expositivas que preparan ofertas especiales para los jóvenes. Estas visitas suelen ser para grupos, bien por visitas concertadas a través de colegios o por padres; y generalmente es para realizar una visita guiada o teatralizada y luego un taller relacionado con algunas obras o concepto de las mismas...

Hasta ahí todo funciona bien, suelen ser talleres demandados muy interesantes para los chavales, aunque los pueden disfrutar de forma ocasional. La función de estas visitas guiadas y talleres concertados es buena, pero no suficiente.

¿Qué está fallando? ¿Por qué niños y adolescentes no se enganchan al arte?

En mi opinión es porque en general, cuando visitan de forma aislada un museo o sala de exposiciones o bien con sus padres o bien con un pequeño grupo de amigos; la exposición no está adaptada a su demanda cognitiva.

Los carteles explicativos de la exposición no tiene un lenguaje adaptado para su edad, además ellos prefieren otro tipo de propuestas que sean más divertidas, que satisfagan su curiosidad; propuestas donde puedan experimentar y a su vez realizar ellos nuevas propuestas inspiradas en las anteriores.

Descripción de algunas propuestas interesantes para los jóvenes en museos y salas de arte

  • Les gusta, satisface, entretiene y divierte a la par que estimula sus inteligencias múltiples las siguientes propuestas:
  • Propuestas de retentiva de imágenes relacionadas con alguna obra.
  • Prefieren leer poco y con un lenguaje claro y conciso.
  • Ejercicios de expresión corporal relacionadas con alguna obra o la temática en general
  • Plantearles interpretar a personajes de los cuadros o esculturas
  • Poner música o danza a un personaje u obra
  • Inspirarse en una obra o estilo previamente analizado y crear ellos su propia obra pictórica o plástica
  • Crear una historia eligiendo varios personajes y o objetos de las obras expuestas

¿Cómo podemos llevar esto a los museos o salas expositivas?

No necesitamos ni mucho espacio ni mucha inversión, pero sí mucha imaginación [VIDEO] y cariño

  • Podemos poner pequeños carteles con propuestas cerca de todas o de algunas obras elegidas de la exposición
  • Podemos destinar pequeñas mesas con sillas y material necesario en el centro de la sala o rincones o espacios elegidos para las propuestas pictóricas o plásticas...
  • Podemos situar pantallas táctiles en puntos de la exposición con propuestas creativas
  • Podemos marcar en el suelo zonas destinadas a la interpretación corporal y teatral de algunas obras
  • Podemos situar en puntos estratégicos de la exposición baúles con material destinado para disfraces sencillos y creativos relacionados con los personajes de la exposición.

Por tanto, debemos realizar propuestas en nuestros museos y salas expositivas de forma habitual para que los niños y adolescentes e incluso los adultos curiosos y divertidos, empaticen [VIDEO] con las obras expuestas a través no sólo del análisis de las mismas sino de la experimentación; siempre de forma creativa y divertida.