En la actualidad, podemos comprobar que las emociones y sentimientos cada vez se alejan más de la realidad humana. Relaciones amorosas sin sentimientos, violencia de género, violencia infantil, maltrato animal, consumismo, competencia, egoísmo, apariencia etc. Está calando en nuestra sociedad actual, superficial y fría.

Y es que en esta sociedad está ocurriendo algo, y es que desde hace unas décadas se están dando a conocer cada vez más un rasgo que antes estaba, oculto en los pensamientos y corazones de la gente.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Parejas

Lo que ocurre a día de hoy, es que no hay tanta represión para mostrar nuestros sentimientos [VIDEO] más sinceros, sin que nadie nos señale con el dedo.

Los PAS en profundidad

La compasión, la empatía, la solidaridad, la sensibilidad por todos los tipos de arte, son sentimientos innatos en el ser humano, y por error, pensamos que son aptitudes arraigadas al aprendizaje, y no, son algo que está en nosotros, en nuestra genética, y el mejor ejemplo son los niños, ningún niño nace con maldad, la aprende.

Elain Aron, Dr.

en psicología, descubrió hace casi tres décadas, que este tipo de personas, procesan la información y perciben el mundo que les rodea de manera muy diferente al resto de personas.

También descubrió, que al igual que ella, existía un porcentaje de personas que compartían rasgos con ella, a los que denominó "rasgos de una persona con alta sensibilidad".

A partir de entonces se realizaron numerosos estudios para conocer en profundidad las características que determinan que una persona sea altamente sensible ya que, hasta ahora, el comportamiento de una persona PAS había sido confundido con la conducta propia de algunos trastornos mentales y/o emocionales.

Rasgos comunes de las personas PAS

1. Son más reactivos emocionalmente, suelen tener un carácter fuerte, pero son más sensitivos en cualquier aspecto, y no es raro, que te estén diciendo todo lo que piensan con lágrimas en los ojos, ten por seguro, que lo que te dicen, lo dicen con el corazón, de la misma manera serán más capaces de sentir las emociones ajenas, ya que la empatía está muy desarrollada en ellos.

2. Son mucho más intuitivos, a diferencia del resto de personas, que no sienten de manera tan dura y tan intensa, suelen tener el sentido de la intuición más desarrollado, y no suelen fallar. Ven las malas intenciones desde lejos.

3. Están acostumbrados a oír: ¡te tomas todo demasiado a pecho!, o ¡deberías ser más indiferente hacia ciertas cosas!, eres un llorón/a, tiene que intentar que las cosas te afecten menos....

4. Les cuesta tomar más decisiones, ya que intenta por todos los medios, que sus decisiones no afecten a otros.

5. Las decepciones les afectan más, ya que para ellos es inconcebible fallarle a las personas que les importan, y sufren como nadie, todo sentimiento está amplificado, incluida la decepción y la pena.

6. Son muy observadores, están pendientes de cualquier detalle, por más efímero que sea, siempre pendientes, saben que unas palabras de ánimo, como decir ¡Hoy estás muy guapo/a! o decir "Te noto triste, qué te pasa, cuéntamelo...." Son palabras importantes, siempre están pendientes a cualquier detalle.

Son muy autocríticos y observadores de ellos mismos, de hecho, demasiado.

7. Tiene más tendencia a sufrir enfermedades mentales y a amplificar cualquier sentimiento negativo, tales como depresión, trastorno bipolar, paranoia, apatía, abatimiento, debido en parte a que su cerebro tarda más en asimilar todas las emociones (tanto positivas como negativas) y tienen un impacto tremendo en su estado de ánimo.

8. Son muy exigentes, para ellos, que todo salga perfecto y que nada falle, es su prioridad (aunque en su vida privada sean unos desastres), para el resto, deben ser correctos y profesionales, ya que el sentimiento de rechazo o desaprobación tienen un impacto muy fuerte en ellos.

9. Suelen dedicarse a profesiones en las que el componente emocional sea muy importante, el contacto, la ayuda, la curación, el cuidado, el cariño, la defensa del más débil, suelen ser los objetivos de las profesiones de este tipo de personas, si no, se aburren de sus trabajos y se vuelven personas hurañas.

10. Suelen ser personas muy inteligentes y cultas, ya que están en la búsqueda de mejorar día a día para sentirse más útiles y satisfechos con ellos mismos y con los demás.

11. Suelen tener muy buen gusto y una sensibilidad especial por la música y además suelen tener una amplia cultura musical. De hecho, suelen tener varios estilos musicales favoritos, aunque sean muy contradictorios para otras personas.

12. Lloran y se enfadan con más facilidad, ya que les cuesta mucho controlar sus emociones y lidiar con ellas, sobre todo si la persona siente rabia o impotencia ante algo, o si tiende a ser sincero/a, suelen esconder sus emociones ya que tienen miedo de que piense el resto de la gente que son personas vulnerables, lo que no saben, es que las personas PAS soportan mejor los golpes de la vida, debido en parte, a su gran desarrollo emocional, aunque parezcan a simple vista personas débiles.

13. Son muy educados y cordiales. Conocen la cortesía, y conocen el valor del respeto y la gratitud, por lo tanto, no menosprecian a nadie y tratan a todos por igual, con las mejores palabras y las mejores acciones prestando ayuda a ancianos o personas invidentes a cruzar la calle, ceder el asiento, preguntan siempre si pueden ayudar en algo etc.

14. Son personas con mucha empatía. Son capaces de sentir el dolor y la preocupación ajena, incluso algunos lo llevan al terreno personal afectándoles de manera personal, ideando la manera de mejorar la situación que está perjudicando a la persona.

Conclusión

Por lo tanto, estas personas son muy importantes en esta sociedad de plástico y no debemos menospreciarlas ni considerarlas inferiores o menos fuertes ante la vida. No debemos olvidar, que lo que nos diferencia de otros animales (que a muchos se les ha olvidado que no dejamos de ser animales, racionales, pero animales) es precisamente esa clase de desarrollo emocional, ayudar al necesitado, hacer nuestro trabajo con el mayor entusiasmo, amar de verdad, no hacer daño, son valores que cada vez se están perdiendo más, reemplazándose por el egoísmo, la falta de empatía, y por la poca proyección de nosotros mismos. No somos diferentes, simplemente debemos ser menos egoístas, y por supuesto, dejar de ser el modelo actual de ser humano; un ser controlador, que se cree dueño de todo y de todos, cuando este mundo fue creado para ser compartido y amado, apuntemos nota, debemos ser más sensitivos, más humanos.