Para aquellas Parejas que están a punto de casarse, es importante hacer un balance de su relación antes, no después, de caminar por el pasillo que los llevará a una unión matrimonial que debería ser para siempre. En lugar de gastar todo el tiempo y energía en planear la boda, piensa en invertir tiempo con tu pareja, particularmente si tienes dudas sobre si deseas establecer una relación de por vida con la persona con la que está comprometido.

Los estudios

Los terapeutas matrimoniales han revelado los comportamientos que son lo suficientemente graves como para justificar que la boda sea pospuesta hasta que la pareja resuelvan las cosas [VIDEO].

Y si las cosas no mejoran, tal vez valga la pena re-evaluar la relación.

Comportamientos en tu pareja

1. Con frecuencia ponen a otras personas y planes antes que a ti

¿Tu pareja cancela los planes cuando surge algo mejor con sus amigos? O tal vez contesta una llamada de trabajo no urgente mientras ustedes dos salen a cenar para celebrar su cumpleaños. Si es así, podría ser una señal de que tu pareja no le está dando prioridad a la relación. La gente se casa por muchas razones, no es siempre por amor. Asegúrate de no casarte con alguien que se una a ti por conveniencia. Asegúrate que seas el primero en su lista.

2. No se comunican

En lugar de tener una conversación productiva sobre un tema difícil, como el sexo, asuntos familiares o dinero, tu compañero discute contigo al respecto o simplemente evita la discusión por completo.

Se ha dicho una y otra vez que la comunicación es realmente la piedra angular de un Matrimonio fuerte. Si no puedes hablar con franqueza sobre las cosas difíciles, aún no estarás listo para el matrimonio.

Los problemas que surgen como consecuencia de problemas anteriores permanecen sin resolver y pueden arruinar tu relación. Toma un tiempo para hablar con tu pareja sobre temas difíciles que surgirán durante una vida juntos.Si no puede encontrar una manera adecuada de discutir estas cosas sin que se convierta en una constante pelea [VIDEO], puede ser conveniente ver a un terapeuta de parejas que pueda ayudarlo a mejorar sus habilidades de comunicación.

3. Te ha engañado

La infidelidad no necesariamente tiene que ser un obstáculo, pero sin duda es algo que puede darte una pausa para pensar antes de la boda. Si tu pareja está verdaderamente arrepentida y dispuesta a hacer el trabajo para descubrir lo que los llevó a ser infiel en primer lugar, es una buena señal. Antes de casarse, también vale la pena echar un vistazo más de cerca a los problemas subyacentes en la relación que podrían haber contribuido a la infidelidad.

4. Han dejado de tener relaciones sexuales

En el transcurso de una relación, es normal que fluctúen los niveles de deseo sexual de ambos cónyuges. Lo que importa es si usted y su pareja pueden tener una discusión saludable sobre estos inevitables altibajos y pueden expresar lo que hace falta mejorar en la relación. Si tu pareja se molesta o se niega a tomar las preocupaciones en serio ahora, es poco probable que estos problemas se resuelvan mágicamente después de casados.

5. Está lidiando con problemas de adicción: drogas, alcohol o juegos de azar

Una vez más, este no tiene que ser un obstáculo si su pareja está realmente comprometida con su recuperación. Pero las adicciones no tratadas pueden poner una gran presión sobre la relación, por lo que no debes simplemente poner la otra mejilla, no importa cuánto puedas amar a esta persona. Si está listo y dispuesto a obtener ayuda, este es un punto a su favor. Pero si todavía está en negación, no es una buena señal.