No nos engañemos, la caballerosidad ha sido y sigue siendo una cualidad positiva para describir a un hombre. Si eres mujer seguro que has soñado con encontrar algún noble señorito que te salve de la lluvia un día de tormenta. Si eres hombre probablemente te habrás imaginado cabalgando entre montañas para rescatar a la chica de tus sueños.

¿De dónde viene esta idea de caballerosidad?

Desde el cine siempre se ha vendido al hombre ideal como un perfecto caballero. Cary Grant, Humphrey Bogart, Paul Newman, John Wayne, Charlton Heston e innumerables actores de la Edad de Oro de Hollywood encarnaban en sus personajes a héroes, dandies y vaqueros que salvaban el mundo y además conquistaban y cuidaban de la chica guapa de la película.

Desde entonces se ha considerado la caballerosidad como cualidad imprescindible a la hora de representar el príncipe azul, y nadie se ha parado a pensar en el trasfondo sexista que genera este ideal.

Que la sociedad era mucho más machista hace sesenta años lo sabemos todos y, sin embargo, seguimos manteniendo estereotipos y roles que mantienen la desigualdad a pesar de haber evolucionado, aunque sea discretamente. El hecho de que un hombre te invitase a cenar hace cinco décadas era imperativo, pues el sueldo que él podía tener no era comparable a la miseria que una mujer cobraba (si acaso lo hacía). Si hoy en día tu novio te invita a cenar no te sientas alagada, lucha por acabar con la brecha salarial. Si un hombre te protege del frío cediéndote su abrigo alégrate, pero cuando entres en calor piensa por qué él ha decidido que puede soportar el frío y tú no.

Quizás me tachen de radical, pero el hecho es que la sociedad ha decidido lo que supone ser una mujer y lo que supone ser un hombre y, queridas, no salimos muy bien paradas. Delicadeza, discreción, inocencia, elegancia y ante todo belleza son cualidades que se exigen a una mujer de manera inconsciente. Si una decide ser inteligente en vez de inocente se la tacha de radical, si eliges ser natural antes que elegante te tacharán de marimacho y si eliges el deporte antes que tu manicura es porque eres "bollera".

La caballerosidad

Así como existe el término de caballerosidad para edulcorar la idea de superioridad el hombre respecto de la mujer, la femineidad es sólo la manera bonita de enjaular a las Mujeres en un rol que hace años se les queda pequeño pero que se sigue vendiendo como prototipo idealizado.

El cine, entre otros, es un de los medios de comunicación que socializan más entre las personas, sus ideales han calado entre la gente. Pero la culpa no es sólo de los años sesenta de Hollywood porque si analizamos las películas más famosas de los últimos tiempos, ¿cuántas mantienen los roles de género?