Definición de locura según la RAE: “privación del juicio o del uso de la razón”.

Cansada e indignada por la manera en la que nuestra sociedad trata a los enfermos mentales me dispongo a escribir este artículo desde mi humilde posición de estudiante de Psicología, porque no  hay nada que me parezca más discriminatorio e incluso violento que llamar a una persona “loco”.

Juzgamos sin saber, sin conocer, sin tratar de entender qué es lo que lleva a una persona a actuar de la manera en que lo hace. Tenemos la necesidad de normalizar y adaptar todo comportamiento con lo que es políticamente correcto. Tratamos a los enfermos mentales como personas descerebradas, sin pensamiento y sin ningún control sobre su conducta.

Pero lo que no entendemos es que en medio del caos que pueden estar sufriendo en su interior esa locura puede deberse a un intento de lograr un bienestar personal. Según el psiquiatra Guillermo Borja: “La locura es tratar de ser antes de morir. La locura es la búsqueda de la salud y requiere mucha valentía por parte del sujeto. Recordemos que uno de los terrores más grandes es perder el control”.

Esta ignorancia nos lleva a pensar y a englobar todas las #Enfermedades mentales en una sola: “la locura” y que esta es cuestión de grado; estar  “más loco” o “menos loco”, que las personas que están “muy locas” deben estar encerradas, más alejadas de la realidad de lo que ya lo están debido a su enfermedad. Si ya están “locos” no se puede hacer nada por ellos… ya son desechos humanos, desechos para una sociedad que está mucho más enferma que los propios “locos”.

Vídeos destacados del día

No somos capaces de ponernos en el lugar de quien las padece y no podemos llegar a pensar que pueden mejorar y los abandonamos en su deterioro.

Los psiquiátricos son los lugares donde creemos que se deben abandonar a estas personas. No estoy en contra del internamiento psiquiátrico si la persona lo requiere, con lo que no estoy de acuerdo es con el trato deshumanizado, el abandono y la crueldad con la que se tratan a estos pacientes en algunos de estos centros por la sencilla razón de que ya se han dado por perdidos y, a veces, por la falta de vocación por parte de algunos profesionales. Y es que no se busca la causa del trastorno, no se intenta poner una solución y tan solo se trata de aminorar los síntomas lo máximo posible con ayuda farmacológica.

Vivimos en una sociedad basada en etiquetas tratando de clasificarlo y adaptarlo todo a lo considerado “normal”. Pero ahora, después de todo y volviendo a la definición de locura del principio, os dejo con una pregunta; ¿Quién es el loco?

  #Depresión #Calidad de vida