El mercado negro del #Arte es una cadena que mueve más dinero que el comercio legal de obras artísticas; Según el FBI esta clase de crimen es el tercer negocio prohibido más lucrativo luego del tráfico de drogas y armas. De 6 a 8 billones de dólares se mueven ilícitamente por la compra-venta de obras de arte robadas o falsificadas. Para que el robo de alguna pieza sea rentable, expertos del crimen deben trabajar en conjunto pero cada uno a su manera.

El ladrón es quien realiza el trabajo sucio y su modo de operar es su firma. Éste puede sustraer la pieza codiciada tan sutil y ágilmente que nadie se da cuenta hasta que el marco vacío desentona en la sala.

Tal fue el caso del Picasso en el museo Negret de Colombia en 2011. Este lugar tenía un solo guardia de seguridad y ni una cámara de video, cuando interrogaron al director sobre el crimen declaró que al cerrar el museo, vio un hueco donde antes estaba su obra más valiosa. El ladrón hurto una obra de 25 millones de dólares pasando totalmente desapercibido.

También están los ladrones que arriesgan su libertad con tal ser notados. En el 2004, tres hombres armados entraron a medio día a robar el famoso cuadro “El grito” de Munch. Dos años después lo recuperaron con daños evidentes. También están los que roban por admiración artística o hedonismo.

Los comerciantes son un eslabón valioso. Son negociadores sin escrúpulos a la caza de clientes para comprarles barato y venderles caro. Los compradores o coleccionistas se mueven en un círculo muy reducido y generalmente son los autores intelectuales de los robos.

Vídeos destacados del día

Ellos quieren la obra de arte para disfrutarla, verla, sentirla o presumirla.

Italia es el que más sufre por este negocio ilícito, al año se reportan de 20 a 30 mil piezas robadas o falsificadas. Este territorio le pertenece a la mafia siciliana bajo la batuta de capos del arte como Gianfranco Bechina o Francesco Marino Mannoia.

El crimen perfecto en el arte fue el robo de "El concierto" con un valor de 250 millones de dólares

El valor de las obras de arte se define por la ley de oferta-demanda y no por el potencial artístico, aunque obras muy reconocidas son recordadas por la trama que les rodea de balazos, transacciones, robos o falsificaciones.

El ladrón de arte” de Noah Charney es una novela ingeniosa escrita por un experto en delitos de arte

“Woman in Gold” Es una película la cual se adentra en el saqueo artístico de los nazis #Libros