Nunca había sido expuesta en el país centroeuropeo, y además se utiliza su origen húngaro como gancho para el público, además de su indudable interés artístico. Frida Kahlo, pintora mexicana, de las mejores de todos los tiempos y símbolo de la liberación de la mujer, ha sembrado polémica en Hungría, pero no como se esperaba la organizadora de la exposición, Adriana Lanta, del Museo Dolores Olmedo de la capital mexicana.

Pues un diario húngaro próximo a Viktor Orban, que ya atacó ferozmente el musical Billy Elliot, ha comentado en este diario que solo se fija en las ideas izquierdistas de la artista, y llega a sentenciar que la exposición “hace apología del comunismo”, sobre todo al recordar que ella tuvo un romance con Trotski, uno de los fundadores de la Unión Soviética, que se exilió en México huyendo de Stalin y que fue asesinado por el estalinista catalán Ramón Mercader en 1941.

Mientras en la prensa mexicana alaban el buen gusto de Hungría en reconocer el talento de la gran artista, y de paso, su origen húngaro, el poder del primer ministro Viktor Orban y sus acólitos sólo ven una manera de ser inadmisible para su manera de ver la vida.

La 'nueva era cultural' en la que sueña Orban

El reciente y arrollador triunfo electoral de Orban le animó en empezar “una nueva era cultural” para su país, de vertiente ferozmente ultraconservadora, intentando suprimir o tapar lo que fuera a favor del comunismo, contra el que él mismo luchó de joven. Incluso hace campañas para volver a lo tradicional como en las relaciones amorosas, negándose a condenar abiertamente la violencia de género, culpando de ella a las propias mujeres.

El diario Magyar Idök, como así se llama, en su ataque a la exposición, lamenta que se utilice dinero público y se mete en la manera de presentar a Trotski en la misma, a través de películas donde el dirigente soviético exiliado fascina a la artista, que no parece una persona recomendable ni decente a ojos de dicho diario, al estar casada con el también pintor Diego Ribera, el cual acogió en su país a Trotski.

El machismo nada disimulado de la ultraderecha del país.

50.000 visitantes ha tenido la exposición

Desde que la exposición empezó en Budapest a principios de julio, ha recibido más de 50.000 visitantes, fascinados no solo por la obra artística de Frida Kahlo, sino por una cultura como la mexicana, lejana para la húngara, distinta en todos los aspectos, incluso en el carácter de los ciudadanos de ambos países.

La exposición se encuentra en la Galería Nacional, en la parte de Buda. Esta aglutina muchas obras de Frida Kalho y permanecerá en Budapest hasta el 4 de noviembre, siendo un gran reclamo turístico no solo para la gente local, sino para los miles de turistas que hay cada día por la ciudad.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!