La llegada del primer bebe es un día muy especial, ver a ese pequeño tan lindo, pero tan frágil, ocasiona una serie de sentimientos que la recién mamá debe manejar. Aunque no hay reglas estrictas para el cuidado de bebes ni para su educación posterior, si hay buenos consejos que las madres primerizas pueden tomar para hacerles la vida más fácil a la hora de cuidar de sus pequeños.

En este artículo, proporcionaremos consejos que ayudarán especialmente a las madres primerizas más nerviosas a sentirse seguras sobre el cuidado de su recién nacido.

Cómo manejar un recién nacido

Puedes creer que tu recién nacido es muy frágil y delicado, pero no tengas miedo de abrazarlo, tocarlo o consolarlo.

De hecho, los estudios muestran que los bebés que se mantienen abrazados más horas al día lloran menos y prosperan mejor.

Apoye el cuello y la cabeza de su bebé

Cuando sostenga a tu recién nacido, recuerda que el músculo del cuello aún no está desarrollado, por lo que debes apoyar el cuello cada vez que lo levantes. Cuando lo transportes, asegúrate de apoyar su cabeza contra tu hombro o con tu brazo.

No sacuda a tu bebé

No sacudas nunca a tu recién nacido, ya sea en el juego o en cualquier otra actividad, ya que puedes causar sangrado en su cerebro. Incluso cuando trates de despertarlo, no lo hagas con una sacudida, puedes despertarlo haciéndole cosquillas en los pies o soplando suavemente en su mejilla.

Lava tus manos

Asegúrate de desinfectar tus manos antes de manejar al bebé. Los recién nacidos no tienen un sistema inmune fuerte y sostenerlos con las manos sucias los ponen en riesgo de infección.

Bañando a un recién nacido

Esta es otra parte esencial y crucial del cuidado de los bebés. También es uno de los desafíos más importantes para las nuevas mamás:

  • Reúne los suministros de baño del bebé: antes de desvestir a tu bebé, asegúrate de estar bien preparada para el baño primero. Reúne la toalla, toallitas, jabones, lociones y cualquier otra cosa que planee usar.
  • Prepara el baño: ya sea en una bañera común, un recipiente o una bañera para bebés, asegúrate de que el agua sea poco profunda y tenga la temperatura adecuada. Puedes probar el agua primero con tu muñeca. Asegúrate de que la habitación en la que lo estás bañando esté caliente y libre de luz o viento fuerte.
  • Desnudar a tu hijo y abrazarlo para que se sienta seguro.
  • Baño: coloca a tu bebé en el agua tibia y asegúrate de sostenerlo con una mano para mayor seguridad. Usa la otra mano para lavarlo. Comienza por lavarle la cara y el cuello, luego termine con la zona del pañal.
  • Seca y vístelo: Tan pronto como el bebé esté completamente lavado, envuélvelo en una toalla suave. Deja los artículos de baño para limpiarlos más tarde. Seca al bebé, ponle cremita y vístelo con un traje limpio.

Cómo amamantar a un recién nacido

  • Elije una posición: si prefiere amamantar mientras está acostada o en una posición sentada, elije una en la que te sientas cómoda amamantando.
  • Obtener un apoyo: en cualquier posición en la que esté amamantando, obtén algo de apoyo. Una buena almohada de lactancia o incluso las almohadas de la cama te ayudarán a levantar al bebé y le evitarán tensar la espalda y el cuello.
  • Colocación del bebé: El enganche es una parte integral de la lactancia materna. El vientre de tu bebé debe estar contra tu estómago y su barbilla al mismo nivel que tu seno. Si tu bebé está en una posición retorcida o su cabeza está girada, le será más difícil obtener la leche e incluso puede hacer que sus pezones se ablanden.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!