A menudo, escribimos para un periódico, escuela o trabajo; sin embargo, estos escritos tienden a ser mundanos y conducen a una sensación de realismo que parece deprimente. La Escritura creativa ofrece un escape de las presiones más severas de artículos o ensayos. Puede ser novela, poesía, guiones, o más. La magia de la historia depende de nuestra imaginación. Ten en cuenta que lo que se tratará aquí son los conceptos básicos.

¿Cómo comienza uno este esfuerzo? Digamos que desea escribir una novela que espera publicar algún día. Hay algunos pasos para este proceso, pero desafortunadamente, cada uno de estos pasos toma tiempo para terminar.

Podrían ser días, pero también podrían ser meses o años. Dicho esto, la escritura creativa ofrece una salida que es a la vez catártica cuando las cosas van mal y es jovial cuando se toma a la ligera. Los pasos se pueden resumir en tres componentes principales:

Delinear la historia

Escribir un esquema puede parecer anticuado al principio, hasta que te das cuenta de que es una idea excelente. Escribir sin una descripción es una mala idea. Un marco te permite establecer los personajes en una historia, crear el mundo en el que se desarrolla la narración, y también ayuda a desarrollar la trama. Una tendencia que he encontrado es que es probable que termines desviándote de lo que escribes en el esquema.

Está bien porque algunos problemas no se pueden abordar simplemente pensando.

Solo se pueden resolver al escribir y, al resolver esos problemas, se crean nuevas oportunidades. En una entrevista que le hicieron a Rob Hunter por Meagan Meehan, él dijo que los temas personales tienden a encontrar su camino en la narración.

Este escenario no es malo, ya que aumenta su capacidad (y la de sus lectores) para relacionarse con el tema en cuestión.

Escribir la historia

Una vez que tengas tu esquema, y ​​hayas creado el ambiente, los personajes y la trama, es hora de poner la pluma proverbial en papel. Quizás el paso más obvio de todos, pero no sin complicaciones.

Como mencioné anteriormente, habrá momentos en los que tocará un problema que solo se puede resolver escribiendo. Por otro lado, también lidiarás con el bloqueo del escritor.

En estos momentos, me resulta útil alejarme de La historia para tomar un descanso. Sal a caminar, juega un juego, haz algunos quehaceres, cualquier cosa para alejarte de la historia hasta que te sientas lo suficientemente renovado como para volver a escribir. Hacer esto te da una nueva perspectiva con la que trabajar. Escribir una novela podría tomar un mes o varios. Se necesita tiempo, paciencia, de 40,000 a 100,000 palabras, y algunas herramientas del oficio para llevarlo a cabo.

Edita tu historia

Has escrito tu novela, ¿y ahora qué?

Déjala a un lado por unos meses. Haz cualquier otra cosa que no sea tocar el trabajo más reciente durante al menos un mes o dos. Cuando hagas esto y vuelvas al texto, deberías sentirte lo suficientemente rejuvenecido como para editarlo con nuevas perspectivas. Editar es el paso más difícil porque tienes que pasar por todo lo que escribiste y realizar cambios, buscar huecos en la trama y más. La gramática también es algo que hay que tener en cuenta, y tales errores pueden ser bastante comunes. La edición también puede consumir mucho tiempo, pero los resultados valen la pena. Habrá momentos en que tendrás que volver a escribir una historia, y estos son los peores. Dicho eso, el libro mejora con cada reescritura, pero hazlo solo si es necesario.

La escritura creativa puede ser todo un proceso. Sin duda, es más largo que el ensayo promedio para la escuela o el trabajo, pero los profesionales eclipsan las desventajas al ser divertidos y, si corresponde, terapéuticos. También ayuda a mejorar la gramática y el vocabulario. Siempre existe la preocupación de carecer de ideas o motivación, pero de acuerdo con Jesse Hodgson, autor de libros para niños, la mejor manera es continuar. Nunca sabes cuándo encuentras la inspiración que necesitas para seguir escribiendo tu libro. Entonces, si algún día necesitas un descanso del estrés cotidiano del trabajo, las tareas domésticas o la escuela, escribe algo creativo. Escribe y libera la tensión de la monotonía diaria por un momento.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!