Frank Gehry (28 de febrero de 1929 en Toronto, Canadá), es uno de los arquitectos más influyentes de todo el s.XX, gracias a la personalidad que imprime a sus obras y a la utilización de nuevos materiales, ha recibido los premios más prestigiosos del mundo de la arquitectura, como el como el Pritzker, que le fue otorgado en 1989 o el Premio Imperial Japonés, que se le concedió en 1992.

El Museo Guggenheim de Bilbao es obra suya, se construyó entre los años 1993 y 1997 en un espacio del muelle de Bilbao. Se trata de una construcción arquitectónica [VIDEO] de carácter escultórico, tiene una extensión de 24.000 m2, de los que más de 11.000 están destinados como espacio para las exposiciones.

La pretensión del arquitecto fue integrarla en el entorno de Bibao. El casco urbano se extiende hasta la puerta del museo, al que se accede bajando una escalinata.

Una de las características más destacadas del museo está en la cubierta, que conforma una especie de flor [VIDEO], es en realidad el lucernario que cubre el atrio. Es posible recorrer todo el perímetro de la estructura a través de agradables paseos, de forma que se van descubriendo visiones diferentes del edificio, cuyas paredes externas también están concebidas para la finalidad expositiva.

Con respecto al interior, una vez atravesado el vestíbulo se accede al atrio, un enorme espacio diáfano de formas redondeadas, que articula las tres plantas del edificio, mediante pasarelas curvas, ascensores y escaleras. El Museo alberga 20 galerías expositivas.

También cuenta además de con los espacios administrativos con una sala de orientación al visitante, dos restaurantes, una tienda librería y una sala auditorio con capacidad para 300 personas.