El mundo de la música vuelve a estar de luto demasiado pronto. Si el pasado 18 de mayo ha quedado grabado en la memoria de muchos como un día negro en la historia del Rock tras conocer el suicidio del cantante Chris Cornell, el 20 de julio volvía a dar la vuelta al mundo la noticia de otro vocalista que nos dejaba demasiado pronto, Chester Bennington.

Unidos en la vida y en la muerte

No era ningún secreto la amistad que mantenían los dos intérpretes. Chester Bennington, vocalista de la banda Linkin Park, era el padrino de los dos hijos de Cornell, los dos compartieron escenario en varias ocasiones, y desgraciadamente también ambos sabían lo que era estar inmersos en una profunda depresión.

Anuncios

Bennington, que había tenido diversos problemas de adicción en el pasado, quedó profundamente conmocionado por la inesperada noticia de la muerte de su compañero. Y así lo demostró en el funeral, interpretando una estremecedora versión del Hallelujah de Leonard Cohen, para honrar la memoria de Cornell.

Pero ahí no acabaron las muestras de afecto, pues Bennington le dedicó una desgarradora carta en la que le agradecía a Cornell los momentos tan especiales que habían vivido juntos, y terminaba sentenciando que no podía imaginar un mundo sin él, dejando de manifiesto el impacto que había supuesto el suicidio de su amigo.

Chris Cornell fue hallado muerto el 18 de mayo, ahorcado con un elástico de hacer ejercicio, en el baño de su hotel en Detroit, donde se había alojado tras dar un concierto. Aquí tenemos las primeras coincidencias con la muerte de Bennington, al que encontraron igualmente ahorcado, en su caso con un cinturón, colgado de la puerta de uno de los armarios de su dormitorio, en su casa de Palos Verdes Estates, en Los Ángeles. A todo esto se añade que ninguno de los dos dejó una nota de suicidio.

Los enigmas continúan

Tanto Cornell como Bennington se encontraban inmersos en giras con sus respectivos grupos, un aliciente más para que nadie se esperara el fatal desenlace de los acontecimientos.

Anuncios

Y todo se vuelve aun más borroso si añadimos que el día que Bennington decidió acabar con su vida, el 20 de julio, su compañero Cornell habría cumplido 53 años.

De hecho, el último videoclip que había estrenado Linkin Park, cuya letra está compuesta por Bennington, no hace sino arrojar más misterio a una muerte que cada vez parece más motivada por el suicidio de Cornell. La última canción de la banda, titulada Talking to myself, está escrita contando el punto de vista de la esposa de Bennington mientras contempla como éste se debate en una lucha interna: "¿no puedes escucharme llamándote a casa?".

Este último video se ha convertido en todo un homenaje tras la muerte del vocalista de Linkin Park, en el que se pueden ver imágenes de la gira europea que estaban llevando a cabo. Una gira que iba a continuar en los próximos meses por toda Norteamérica, y que el grupo ha tenido que cancelar irremediablemente.

¿Seguirán apareciendo muestras de la profunda amistad que mantenían ambos intérpretes?