Personalmente, Pretty Woman es una de mis películas favoritas. La he visto multitud de veces y nunca me canso de verla. Me encanta la historia que desborda romanticismo entre el "príncipe azul" inalcanzable y millionario Edward y la "princesa prostituta" Vivian que aprende a valorarse y a quererse a sí misma como persona.

Pero ¿qué hubiera pasado si la primera idea original hubiera llegado a la gran pantalla? Nunca hubiéramos imaginado que la versión actual de la película es un cuento de hadas edulcorado comparándolo con lo que tenía que ocurrir realmente. La versión del primer guión es totalmente opuesta al éxito de la gran pantalla.

Es una historia fea y espeluznante entre dos personas de caracteres muy fuertes con expresiones no muy políticamente correctas. Destapemos la verdad del contenido del primer guión y comparemos las diferencias:

Comenzando por el título, el filme no iba a llamarse "Pretty Woman" sino "3.000". La razón es el simbolismo que conlleva el número: la cifra que paga Edward a Vivian por estar con él una semana. La propia Julia Roberts, al leer el guión lo calificó de "deprimente,oscuro y horrible". Sobran las palabras. El personaje de Vivian Ward era una prostituta con graves problemas con las drogas, maleducada y con mal carácter. Las seis primeras páginas del guión describen con detalle su personaje. Edward Lewis debía ser un millonario atractivo pero malhumorado y prepotente con alto ego; no bebía alcohol porque había estado enfermo del hígado.

Vídeos destacados del día

La magia de los besos en la boca se rompe en esta versión. Edward y Vivian se besan desde el primer instante. Vivian pasa a ser mujer de compañía de Edward por el plazo de una semana por el módico precio de 2.000 dolares. Después Edward le da 1.000 dolares más haciéndole prometer a Vivian que no se drogaría mientras estuviera con él. El final es de lo más anti-romántico y cruel que existe: Vivian se enamora de Edward pero no es correspondida. Edward regresa a Nueva York con su novia, lo que provoca la ira de Vivian que acepta la realidad. Edward le tira literalmente a la cara el dinero a Vivian y le hace devolver un abrigo de pieles. Vivian está desconsolada con el corazón destrozado. Entonces aparece su mejor amiga Kit que la consuela y deciden irse juntas a gastarse el dinero a Disneylandia.

Como curiosidad, tuvieron que reescribir el guión seis veces para recrear la historia romántica que todos conocemos y adoramos. Menos mal que los guionistas tomaron la decisión acertada. Y así nació el cuento de hadas con final feliz donde Edward y Vivian fueron felices y comieron perdices. #Cine #Famosos