El primer sábado de octubre está pareja de enamorados se dieron el "sí quiero" en Marbella. Olivia de Borbón (39) diseñadora de joyas, hija de Francisco de Paula de Borbón, duque de Sevilla y de Beatrice Wilhelmine Paula von Hardenber-Fürstenber, apodada la condesa hippie y sobrina del rey Juan Carlos. Unirá su vida con el empresario madrileño Julián Porras (32), empezaron su apasionado romance el verano del 2013 en Marbella, lugar donde se realizará la ceremonia y donde se conocieron los padres de la novia.

Olivia fue archifamosa al participar en "La Granja de los famosos" donde protagonizó un polémico romance con Alonso Caparrós.

Después vino el largo noviazgo de tres años con Sebastián Palomo Danko.

La pareja ha llevado con total discreción el enlace y casi ha pasado desapercibido. Ha sido una ceremonia muy íntima a la que estaban invitados sus familiares y amigos más cercanos. Casi no hay fotografías del momento salvo las que los invitados han compartido a través de las redes sociales. A media tarde aparecía la novia del brazo de su padre, ejerciendo de padrino mientras sonaba la canción de "Love Story". Olivia llevaba un vestido blanco de Pronovias (especialmente confeccionado para ella) de aires hippies, de corte princesa elaborado con encaje de Calais, tanto en las mangas como en la espalda llevó las transparencias típicas del encaje (son tendencia de ésta temporada.

El peinado corrió a cargo de Alberto Cerdán. La nota de color lo aportó el ramo de la novia: fue creado a base de crisantemos rosa palo combinado con flores silvestres violeta y, no podía faltar la flor de lis, símbolo de los borbones.

El banquete, un coctel exquisito, se realizó en "Palacio de Villa Padierma", las mesas tenían los nombres de películas con un significado especial para ellos.

La mesa principal se llamó "Resacón en las Vegas", cenaron los novios y sus amigos más íntimos, rompiendo con el protocolo. Abrieron el baile nupcial con una balada heavy de "Gun and Roses". El viaje y la estancia de fin de semana superaba los 1000€ y algunos amigos de la pareja no pudieron asistir al evento. Además del reencuentro de los padres de la novia, esta boda propició la reconciliación entre dos amigas de toda la vida: Ana Obregón y Susana Uribarri, llevaban 6 años sin años sin hablarse.

De esta boda no sé si saldrá otra boda, lo que sí ha salido ha sido un par de reconciliaciones.

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!