Conseguir un trasplante de riñón no siempre es tarea sencilla, pues pocos son los afortunados de recibir uno compatible con ellos. Las listas de quienes esperan un donante son largas y no todos alcanzan a recibir uno; de hecho, solamenmte en Estados Unidos hay más de 100,000 personas en la lista de espera para una donación de órganos, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS). Sin embargo, una niña 5 años tuvo la suerte de recibir un riñón a tiempo, pues fue su maestra quien decidió donárselo.

La pequeña es Kayleigh Kulage, originaria de Pacific (Missouri), y fue sometida el mes pasado al procedimiento quirúrgico con total éxito gracias a que su maestra de preescolar, Robin Mach, debido al gran cariño que le tiene a la pequeña, le donó uno de sus riñones.

La niña nació prematura

Kayleigh tuvo problemas desde que nació de forma prematura a las 26 semanas, por lo que pasó gran parte de su tiempo en cuidados intensivos neonatales, estuvo ahí por aproximadamente unos 150 días. Es por esto que ella es más pequeña de lo usual, con solo 26 libras y 2 pies, 10 pulgadas de altura, por lo que tuvo que esperar a tener un peso y tamaño adecuado, esto lo logro en octubre de 2020.

Además de ello, la niña tiene un sistema inmune bastante débil y ha sufrido de ceguera parcial. Debido a sus problemas de riñón, ha tenido que ser sometida a varias a diálisis desde hace 4 años. Su madre, Desiree Kulage, dijo que si no fuera por los tubos que debía llevar, las personas no se darían cuenta de las condiciones de la niña nunca se queja del dolor y es muy feliz.

La maestra desarrolló un cariño especial

Debido a sus problemas de su salud, la niña ha recibido educación en casa y desde hace más de dos años Robin Mach acudía a su casa cada día para enseñarle, por lo que desarrollaron una relación especial, así que cuando se enteró que la niña necesitaba un donante se hizo las pruebas para saber si era compatible, y tras varios días se enteraron que en efecto, la maestra podía ser la donadora.

El 3 de febrero, la maestra y su alumna se sometieron a un exitoso trasplante de riñón de seis horas en un hospital de St. Louis, debido a la pandemia de coronavirus debieron estar dos semanas de cuarentena antes de someterse a la cirugía. A los dos días Mach fue dada de alta y pudo ver a Kayleigh por un breve momento en el hospital, lo que representó un momento muy emotivo.

Gracias a este riñón, la niña podrá tener una infancia más normal, pues podrá llevar a cabo actividades como bañarse e ir a la playa como el resto de los Niños de su edad. La familia de Kayleigh se encuentra profundamente agradecida con la maestra y siguen manteniendo el contacto.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!