El Perú celebra 198 años de independencia, cada 28 y 29 de julio son especiales para el país. El primer día el Presidente se presenta ante el Congreso en el conocido "mensaje a la nación" para brindar un balance de sus acciones actuales y futuras que la ciudadanía debe conocer. El segundo día se realiza principalmente en Lima la tradicional Parada Militar, un desfile en el que los miembros de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Bomberos entre otros, expresan su fervor patriótico.

La incertidumbre es respecto a si Martín Vizcarra se atreverá a cerrar el Congreso de la República o si logrará bajar el clima de tensión, enfrentamientos y finalmente lograr la unificación de una sociedad divida a puertas del bicentenario.

Martín Vizcarra ha presionado con cerrar el Congreso si no se cumplían sus reformas políticas

En el transcurso del gobierno de Martín Vizcarra han sido ya dos veces que el Presidente ha usado el mecanismo constitucional de la Cuestión de Confianza con el objetivo de presionar las reformas políticas y judiciales que su gobierno impulsa.

Esto significa que si el Congreso peruano hubiese rechazado la Cuestión de Confianza, Martín Vizcarra habría estado facultado legalmente para disolver el Congreso. Sin embargo, al margen del mecanismo constitucional, Vizcarra y miembros de su Gabinete Ministerial constantemente amenazaban con cerrar el congreso si no aprueban sus reformas en el plazo establecido por ellos mismos.

Desde las elecciones generales del 2016, la atención central estuvo en el parlamento peruano.

El pueblo había elegido al Fujimorismo como mayoría absoluta. En estas circunstancias se tildaba a la oposición fujimorista de obstruir el avance del país. Pero muchos olvidaron que fue precisamente el parlamentario fujimorista Moisés Mamani quien mostró la corrupta compra de parlamentarios para evitar la vacancia del entonces Presidente PPK, investigado por el caso Odebrecht.

El presidente de Perú continúa su enfrentamiento con el Parlamento del país

Tras la renuncia de PPK, Martín Vizcarra asume la Presidencia, pero su manejo político fue opuesto a su antecesor.

Desde el comienzo de su gobierno, Vizcarra se enfrentó al parlamento de Perú. Además cuestiona constantemente al ex fiscal de la Nación, Pedro Chavarry, quien en su momento lo investigó por las más de cuarenta denuncia en su contra.

Vizcarra y su gobierno pretenden crear un mecanismo político inexistente, que es el de la Confianza Rechazada, esto basado en la desnaturalización de las reformas, es decir, en su parecer el parlamento debió aprobar las reformas sin modificación alguna.

Todo este clima de tensión política se manifiesta en el estancamiento económico. Entonces para muchos sería ideal ver al presidente Martín Vizcarra dar por superado su enfrentamiento con el congreso y evitar llegar a un nefasto cierre de este, con el cual Vizcarra se convertiría en el líder único del país.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más