Un tribunal egipcio dictó el sábado sentencias de muerte para 75 personas, entre ellas destacados líderes islamistas, Essam al-Erian y Mohamed Beltagi y encarceló a más de 600 personas durante una sentada en 2013 que terminó con la muerte de cientos de manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad.

La sentencia incluyó penas de prisión para más de 600, en un juicio masivo de personas acusadas de asesinato e incitación a la violencia durante la protesta de la Hermandad pro musulmana en la plaza Rabaa Adawiya de El Cairo. La decisión puede ser apelada dentro de 60 días.

Los sucesos que llevaron a esta decisión

La plaza de Rabaa fue el incidente más mortífero en los disturbios que siguieron al levantamiento popular de 2011 que derrocó al líder egipcio Hosni Mubarak.

Ocurrió semanas después de que los militares expulsaran al primer jefe de Estado libremente elegido de Egipto, el presidente islamista Mohamed Mursi.

El gobierno dice que muchos manifestantes estaban armados y que ocho miembros de las fuerzas de seguridad fueron asesinados.

Los grupos de derechos humanos dicen que más de 800 manifestantes murieron. Amnistía Internacional ha condenado la decisión del sábado, calificando el juicio de "vergonzoso".

Entre los condenados a prisión se encontraba un ciudadano estadounidense, Moustafa Kassem, del grupo de derechos humanos Pretrial Rights International. Washington es el aliado occidental más cercano de El Cairo y uno de sus principales donantes de ayuda.

El presidente Abdel Fattah al-Sisi se reunió el sábado con el general Joseph Votel, jefe del Comando Central de Estados Unidos, mientras ambos países lanzaban un ejercicio militar conjunto frente a la costa mediterránea de egipto.

En la audiencia del sábado en el vasto complejo penitenciario de Tora, al sur de El Cairo, un tribunal penal condenó a muerte mediante la horca a varios islamistas prominentes, entre los que se encontraban altos dirigentes de la Hermandad al-Erian y Beltagi y el predicador Safwat Higazi.

El líder espiritual de la Hermandad Musulmana Mohamed Badie y docenas más fueron sentenciados a cadena perpetua, dijeron fuentes judiciales. Otros fueron condenados a penas de cárcel de entre 5 y 15 años. Se retiraron los casos contra cinco personas que murieron mientras estaban en prisión, según fuentes judiciales.

Tras semanas de protestas contra la expulsión del presidente islamista Mursi por parte de los militares, que en aquel momento estaba encabezada por el actual presidente Sisi, las fuerzas de seguridad disolvieron violentamente la manifestación en la plaza de Rabaa.

Detuvieron a cientos de personas acusadas de incitación a la violencia, asesinato y organización de protestas ilegales.

Burla de la justicia

Los grupos de derechos humanos han criticado el juicio por incluir a muchos manifestantes y periodistas pacíficos.

Un fotógrafo galardonado que cubrió las protestas, Mahmoud Abu Zeid, fue condenado a cinco años de cárcel, pero pronto será puesto en libertad porque sus cinco años de detención durante el juicio se cuentan para la sentencia, dijeron fuentes judiciales.

Abu Zeid, también conocido como Shawkan, recibió este año el Premio Mundial de la Libertad de Prensa de la ONU.

Fue acusado de pertenecer a un grupo prohibido y de poseer armas de fuego.

"Condenamos el veredicto de hoy en los términos más enérgicos", ha manifestado Amnistía Internacional en una declaración. "El hecho de que ni un solo oficial de policía haya sido llevado ante la justicia demuestra la burla de la justicia que fue este juicio."

Desde que Sisi fue elegido presidente en 2014, las autoridades han justificado la represión de la disidencia y las libertades por estar dirigida contra militantes y saboteadores que intentan socavar el Estado.

Se han dictado sentencias de muerte contra cientos de sus oponentes políticos, acusados de pertenecer a una organización ilegal o de planear un ataque. A menudo las sentencias no se cumplen, pero los grupos de derechos humanos dicen que los ahorcamientos han aumentado en los últimos años, con docenas cada año. Para que se lleven a cabo las ejecuciones, Sisi debe emitir una aprobación final.

Los partidarios dicen que se necesita una medida de seguridad para estabilizar a Egipto, que todavía se enfrenta a una insurgencia islamista en la península del Sinaí y que se está recuperando financieramente tras años de disturbios.

Los críticos dicen que la erosión de las libertades y el silenciamiento de los opositores políticos es lo peor que Egipto ha visto en su historia moderna.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más