Una corte del noreste de China comenzó hoy a juzgar a los líderes locales del grupo religioso autodenominado Quannengshen ( "Dios Todopoderoso"), que se formó en la década de 1990 y que está prohibido en el país.

Religión convertida en mafia

Según a la agencia de noticias oficial Xinhua, la policía detuvo a la provincia de Heilongjiang al líder local y miembros clave de la secta en junio de 2017. "Dios Todopoderoso" fue creado en la década de 1990, en la provincia de Henan, centro del país, por el profesor de física Zhao Weishan, que según las autoridades chinas lleva ahora una vida lujosa en Estados Unidos.

En un comunicado, la policía afirma que la secta trasladó 140 millones de yuanes (cerca de 17 millones de euros), fuera del país, entre noviembre de 2016 y marzo de 2017.

Cientos de personas establecieron grupos en las redes sociales chinas para buscar familiares que se unieron a la secta y, sin embargo, desaparecieron.

Según Xinhua, el grupo prohíbe a los creyentes usar el teléfono móvil, ver la televisión o leer libros que no sean los "libros de Dios".Los miembros de la secta creen que Jesucristo se reencarnó en una mujer china y están en contra de la gobernación del Partido Comunista Chino (PCC), que designan "gran dragón rojo".

El acto que desencadenó la indignación por la secta

En mayo de 2014, el grupo se hizo conocido después de que los vídeos difundidos en Internet mostraran a cinco de sus miembros golpear a una mujer hasta la muerte, en un restaurante McDonald's, en la provincia de Shandong, en el norte de China. La mujer había rechazado darles el número de teléfono cuando éstos la intentaban convencer a unirse a la secta.

Los miembros del "Dios Todopoderoso" alegaron que la joven estaba poseída por un "espíritu maligno".El caso desencadenó fuertes críticas entre la opinión pública china, porque en el vídeo se ve la indiferencia de los funcionarios, y otros clientes, durante el episodio de violencia.

Antecedentes de 'sectas peligrosas'

En la década de los noventa una secta con prácticas similares de origen estadounidense terminó convirtiéndose en una especie de mafia controlada por un hombre llamado Jim Jones quien se autoproclamaba profeta.

Él junto con cientos de seguidores decidieron fundar una especie de paraíso religioso al noreste de Guyana, el cual llamaron luego "El templo del pueblo", años después Jones obligaría mediante acoso psicológico a sus seguidores a beber una especia de jugo de uva al cual habían añadido cianuro, esto se conocería más adelante como el mayor suicidio colectivo de la historia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más