A los pies de la estatua recientemente inaugurada se puede leer: “Símbolos memorables de la fuerza que podemos tener los mexicanos cuando decidimos unirnos por grandes causas”. Se trata de la recien develada estatua, en honor a Frida, una perra de raza labrador, rescatista de la Marina de México.

La obra también está dedicada a Israel Arauz, entrenador de la heroica perra. La estatua representa el esfuerzo de los efectivos y voluntarios que intervinieron en las actividades de rescate y salvamento luego del terremoto ocurrido en México en septiembre del año 2017.

El rescate después del terremoto

Luego del devastador terremoto que ocasionó más de 300 muertes y grandes pérdidas materiales, la Marina mexicana realizó un despliegue de sus rescatistas. Uno de los perros movilizados como parte del equipo de rescate fue Frida. Este canino tomó un papel protagónico debido a sus labores en la búsqueda de víctimas bajo los escombros de una escuela afectada al sur de Ciudad de México.

En la Escuela Enrique Rébsamen quedaron sepultados decenas de niños, allí, Frida con sus ojos protegidos con unas gafas y con unos escarpines azules especiales para proteger sus almohadillas, se convirtió en un símbolo del esfuerzo de los rescatistas y voluntarios.

Una obra en su honor

Una escultura de bronce, diseñada por Alberto Garcia Nava y Will Caracuche, la valiente perrita y su entrenador han sido inmortalizados.

Esta obra fue fundida por Antonio Vielma y estará ubicada en el Parque Ecológico del Estado de Puebla.

El gobernador de Puebla, Tony Gali, fue el encargado de develar la obra, y en el acto señaló que la figura representa los valores que unen al ser humano con estos nobles Animales. Gali reconoció la extraordinaria labor de la dupla formada por el perro y su entrenador y de todos los voluntarios que contribuyeron de manera solidaria para socorrer a la población. Gali señaló que a partir de este momento, la estatua recordará a todos el poder de la solidaridad, la gratitud y la voluntad del ser humano.

Su currículum vitae

Frida es una perra con ocho años de servicio en el grupo canino de la Marina de México. Es de la raza labrador y en su hoja de vida cuenta con 53 localizaciones en deslaves y estructuras colapsadas. De esas 53 localizaciones Frida encontró 12 personas con vida. Israel Monteverde Cervantes, capitán de fragata e integrante del equipo de la sección, señala que Frida es una perra muy cariñosa y bondadosa, destacada por su efectividad en el trabajo de rescate.

Esta perra rescatista además ha participado en varias misiones internacionales. Frida participó en las labores de rescate en Haití, luego del fuerte y devastador terremoto ocurrido el 12 de enero del año 2010.También participó en el rescate de víctimas en un deslave ocurrido en Guatemala en el 2012, asi como el terremoto de Ecuador del año 2016.

Evil y Ecko, son otros canes adiestrados por la Marina mexicana que también participaron en los rescates del mes de septiembre.

Estos perros son hermanos y de la misma camada, y ya han sido protagonistas de historias infantiles.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más