A pesar de una orden judicial para reunir a las familias, más de 700 hijos de inmigrantes ilegales permanecen en manos de las autoridades. En realidad, deberían reunirse con sus padres por orden de un juez de distrito de California hasta la noche de jueves a viernes, pero eso no sucedió en algunos casos.

Según fuentes del gobierno, 711 Niños permanecieron bajo custodia de las autoridades, por ejemplo, porque sus padres son criminales, ya no están en los Estados Unidos o una revisión de los casos aún está en curso, según informaron medios de prensa estadounidenses el viernes.

Las familias están desgarradas por la ausencia de sus hijos

120 padres se negaron a reunirse con sus hijos. Querían permitir que los niños permanezcan con familiares en los Estados Unidos hasta que un tribunal haya decidido sus casos de asilo. Las familias fueron separadas en el paso fronterizo de México a los Estados Unidos, un juez encontró que esta práctica del gobierno es inhumana e inconstitucional.

Llamó un plazo de 30 días para reunir a las familias desgarradas. El gobierno dijo que 1.442 niños habían sido devueltos a sus padres inmigrantes ilegales. Las familias ahora están bajo custodia.

Las separaciones fueron parte de la "política de tolerancia cero" del presidente estadounidense Donald Trump, con la cual las autoridades estadounidenses querían contener a los inmigrantes ilegales en la frontera sur con México.

Frente a las críticas masivas en su partido republicano y los informes de niños y padres traumatizados, Trump dio media vuelta. Ordenó por decreto el 20 de junio y puso fin a la controvertida práctica. La jueza del condado Dana Sabraw de California dictaminó que los niños y los padres deben reunirse. Como fecha límite llamó el 26 de julio. Sin embargo, le dejó al gobierno decidir qué padres serían elegibles. La mayoría de estas familias migraron para huir de las olas de violencias que se producen en Centroamérica y el Caribe.

La solicitud de ACLU para mantener una semana a los inmigrantes ilegales en el país

El caso no ha terminado. La organización de derechos civiles ACLU ahora quiere llevar ante los tribunales que las familias reunidas tengan un período de al menos una semana antes de ser de portadas a su país de origen. Esto se justifica por la difícil decisión de los padres de dejar el país juntos como familias o dejar a los niños en los Estados Unidos para buscar asilo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más