Por primera vez un cardenal de la iglesia católica en Chile es citado a declarar ante los tribunales como imputado. El arzobispo de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati se encuentra presuntamente implicado como encubridor en los casos de abuso sexual y pederastia cometidos por sacerdotes y otros miembros de la iglesia. Una de las víctimas de abusos en Chile manifestó su deseo de que no sólo el cardenal Ezzati, sea quien acuda a declarar ante los tribunales de la justicia de ese país.

La víctima espera que muchos otros de los colegas de Ezzati también sean convocados al tribunal por la comisión del delito de encubrimiento de un depredador sexual.

Protestas durante la misa

Entre carteles de protesta, durante primeras horas de la noche del miércoles, el obispo Ezzati ofició la misa en conmemoración de los 457 años de la arquidiócesis de Santiago, en la catedral de esa ciudad. Algunos de los feligreses presentes protestaron por los abusos cometidos por sacerdotes y otros miembros de la iglesia católica, levantando pancartas con mensajes alusivos a los delitos de pederastia y abuso sexual.

En una enorme y vistosa pancarta sostenida por varios feligreses se podía leer: “No nos robarán la esperanza… otra iglesia es posible”. En otro de los carteles se reseñaba: “No más obispos encubridores”.

Esta liturgia fue la primera actividad de Ezzati, luego de que fuera llamado a declarar a un tribunal, como presunto implicado en el delito de encubrimiento de abuso sexual. Ezatti es acusado de encubrir a Oscar Muñoz, excanciller de la diócesis de Santiago, quien fuera detenido el pasado 12 de julio por agredir sexualmente a cinco menores.

Al finalizar la misa, el obsipo intentó acercarse a los manifestantes, sin embargo, tras un conato de violencia verbal e incluso física, el clérigo se retiro del recinto.

Las acusaciones

Según un minucioso informe emitido por la Fiscalía y presentado el pasado lunes, por lo menos 266 personas, fueron agredidas sexualmente por sacerdotes y religiosos de varias congregaciones. La mayoría de las víctimas fueron menores de edad y éstas agresiones ocurrieron desde el año 1960 hasta la fecha.

El cardenal Ezzati, de 76 años de edad, además de esta acusación por el “Caso Muñoz”, enfrenta otra causa por encubrimiento de pederastia y abuso sexual, en el caso del sacerdote Fernando Karadima, reconocido como el mayor pedófilo de la Iglesia chilena. Karadima cometido delitos de abuso sexual contra una gran cantidad de niños y adultos.

Hablan las víctimas

El periodista Juan Carlos Cruz, quien hace algún tiempo formulara una denuncia como víctima de abuso sexual, señaló que al cardenal Ezzati le queda poco en el arzobispado, pero aún le quedaba mucho camino por recorrer frente a la justicia de ese país.

Según Cruz, esto le espera no soló Ezzati sino a muchos de sus colegas, incluidos muchos miembros de la Conferencia Episcopal de Chile.

Por su parte, otra de las víctima de Karadima, James Hamilton, señaló que solicitarán que las últimas declaraciones y comunicados del papa Francisco en los que critica duramente al escándalo de pederastia y abusos sexuales cometidas por miembros de la iglesia chilena sean incorporados como elementos de prueba en el juicio que sigue contra Karadima.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más