El sacerdote Óscar Muñoz fue detenido por la policía chilena por los cargos de abuso sexual reiterados y estupro con circunstancias de violación. Muñoz de 56 años de edad fue acusado por la comisión de estos delitos contra siete menores de edad en las ciudades de Santiago y Rancagua, esta última al sur de Chile. La información la dio a conocer Emiliano Arias, fiscal de Rancagua. Luego de reunirse con el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, Arias señaló que los delitos cometidos por el sacerdote Muñoz no han prescrito, por lo cual tiene responsabilidad plena. De modo que se llevará a cabo el debido proceso para que sea juzgado.

Un alto cargo jerarca de la iglesia

Óscar Muñoz ha ocupado puestos de importancia en la iglesia católica chilena. Fue de vicecanciller y luego canciller en el Arzobispado de la ciudad de Santiago desde el año 2011. Este puesto le fue despojado en el mes de mayo tras haber admitido que abusó de un menor.

La iglesia chilena investigó los hechos y luego lo remitió al Vaticano, específicamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución encargada de investigar los actos de abuso cometidos por religiosos.

La ventilación de los hechos

La situación se dio a conocer tras la incautación del expediente del caso por parte de la Fiscalía de Chile durante un operativo sorpresa realizado en las sedes de los arzobispados de Rancagua y Santiago. Muñoz será procesado en la ciudad de Rancagua, donde será trasladado este viernes.

En el marco de la visita del arzobispo Charles Scicluna al país austral, se llevó a cabo el allanamiento.

Scicluna investiga, por órdenes del Papa Francisco, los casos de pederastia cometidos por sacerdotes, así como el encubrimiento de estos actos.

Por su parte, Arias señaló que igualmente se está investigando la hipótesis de encubrimiento de los abusos cometidos por Muñoz. El delito de encubrimiento podría involucrar altos funcionarios de la iglesia católica en Chile, entre ellos Francisco Javier Errazuriz y Ricardo Ezzati, últimos dos arzobispos de Santiago.

No obstante, el actual arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati aseguró que el Arzobispado de Santiago está en toda la disponibilidad de prestar la colaboración necesaria a la justicia.

La opinión del papa Francisco

El papa Francisco ha criticado firmemente el trato que ha dado la alta jerarquía de la iglesia chilena a las denuncias de abusos y hechos de pederastia cometidos por sacerdotes. A raíz de los estos hechos que han afectado a la iglesia en el país suramericano.

El papa ha aceptado la renuncia de cinco obispos, acusados de encubrir o ignorar el delito de abuso sexual a los menores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más