Joaquin Lavín, alcalde del municipio Las Condes en Santiago de Chile ha propuesto la construcción de un edificio para ofrecer viviendas de carácter social. Sin embargo, la ubicación de la construcción ha generado polémica por parte de los vecinos de una de las zonas más ricas de Santiago, debido al perfil de los potenciales habitantes de dicho edificio.

Esto ha generado una reactivación en el debate sobre el clasismo y la marcada desigualdad social en ese país.

Es así como la construcción de un edificio de 15 pisos y 83 departamentos que ofrecería una posibilidad de vivienda propia a personas de escasos recursos en una zona acomodada de Santiago, resulta un imposible ante las diferencias sociales.

Diversas opiniones

Ante la creciente polémica que generó el proyecto, el alcalde Lavín señaló que la idea es lograr un cambio en el paradigma de la política habitacional en Chile.

Al respecto, Alejandro Pozo, uno de los vecinos manifestantes expresó que es posible trasladar personas de un lugar a otro incluso de un día para otro, sin embargo, esto no va a modificar sus conductas, hábitos y costumbres, es decir no se le va a cambiar su forma de vivir. Pozo, de una forma despectiva concluyó aseverando que “vamos a tener ropa tendida por todos lados”.

Los opositores al proyecto social, señalan que sus viviendas podrían sufrir una baja plusvalía tras la construcción del edificio y que esto es un aspecto importante a considerar.

Otra portavoz de los manifestantes, Alejandra Alonso, indicó que Chile aun no se encuentra preparado para la inclusión definitiva, para movilizar personas de un lado a otro. Refirió además que en Las Condes existe una exceso de población.

Por su parte, Jose Antonio Kast, ex candidato a la presidencia de Chile y representante de la ultraderecha, refirió que la pobreza no es un juguete como para que salga un político populista y la use a su antojo, exhibiéndola en una vitrina aprovechándose para ganar aceptación.

Apoyo gubernamental

La propuesta social de Lavín recibió el visto bueno y fue aprobada por unanimidad en el concejo municipal a pesar de las críticas de los vecinos “afectados”. Este paso permitirá realizar la presentación del proyecto el próximo 31 de julio. Desde el gobierno nacional, el proyecto también fue respaldado, según lo informó Cristián Monckeberg, ministro de vivienda del país austral.

El jefe de la cartera de vivienda señalo que en Chile hay una política seria en materia habitacional y que "la integración no es populismo". Manifestó que Chile debe avanzar hacia una mejor integración, afirmando que “es una realidad, una necesidad”.

Hablan los expertos

Este caso puso en la palestra el “encapsulamiento” que vive la sociedad chilena, aseveró la socióloga Mireya Valdebenito, especialista en sociología del consumo. Señaló que en Chile es prioritario vincularse entre iguales, independientemente de la clase social, observándose una movilidad cada vez menor entre las distintas clases sociales.

Esto ha generado un aislamiento de todas las clases, lo cual propicia un “empobrecimiento importante de la vida social” y de la diversidad cultural, todo por temor a lo diferente.

Señaló la experta que ese individualismo crece de manera progresiva y se refleja en todos los niveles: social, educativo y laboral.

Por su parte, el arquitecto Sebastian Grey, profesor de la Universidad Católica, manifestó que este no es un experimento inventado por el alcalde Lavín, él simplemente retomó una situación tradicional que por razones políticas y económicas había sido interrumpida, pero que fue totalmente normal en Chile.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más