En el marco de una serie de documentos publicados por el Banco de España, recientemente se dio a conocer un interesante informe acerca de los niveles de desigualdad en España y como ha sido su evolución al respecto en los últimos años. Dicho reporte expresa que la desigualdad de la riqueza patrimonial en el territorio español había incrementado durante el período de recesión.

Esta situación se le atribuye al comportamiento expresado por los activos financieros en relación con los activos reales durante esa época. No obstante, se refiere que la inequidad ocasionada por la crisis financiera de otrora se encuentra en vías de reversión.

Una alentadora situación

En el informe, el Banco de España se contradice la visión pesimista que a menudo ponen sobre el tapete muchos analistas, políticos y críticos de oficio, en lo que respecta a la distribución de las riquezas en el país. Según este ente financiero, el nivel de desigualdad de la riqueza en España es mucho menor en comparación con el de otros países europeos.

Esta situación se debe a que la tenencia de activos reales es relativamente más generalizada entre la población, en otras palabras, España es un país de propietarios.

Un ejemplo de esta aseveración, es que en el país existen millones de personas que poseen al menos una vivienda propia. De modo que al analizar la riqueza, España se ha colocado en el quinto lugar de una lista de 15 naciones europeas con la menor desigualdad en la distribución de las riquezas.

La lista de desigualdad en Europa

Los dos mejores puestos de esta lista los ocupan Eslovaquia y Malta, mientras que Eslovenia y Portugal se encuentran en el tercer y cuarto puesto de los países europeos con menor desigualdad, respectivamente.

Luego se encuentra España, situada en la quinta posición, por encima de otros países de la región como Bélgica, Italia, Grecia, Luxemburgo, Letonia y Francia, que son catalogados como naciones de desigualdad media. Entre los países con un nivel mucho más elevado de desigualdad de las riquezas figuran Países Bajos, Finlandia, Austria, Dinamarca e Irlanda.

El ingreso familiar en España

Por otra parte, según la última encuesta de condiciones de vida realizada en España, publicada el pasado 28 de junio de este año por el Instituto Nacional de Estadísticas, el ingreso promedio al año por hogar español durante el 2016 reflejó un aumento de 3,4% con respecto al año previo.

Éste fue el tercer aumento anual consecutivo para este indicador. Asimismo, se observó una disminución en el porcentaje de la población ubicada por debajo del umbral de riesgo de pobreza; este indicador arrojó un 21,6% durante el año 2017, mientras que en el 2016 se situó en 22,3%.

A esto se le suma que el coeficiente de Gini, indicador empleado para evaluar la desigualdad de los ingresos, que refleja que en España este parámetro ha evolucionado de manera muy favorable en los años recientes. Se puede apreciar que en el año 2017, bajó a 34,1 puntos, desde un 34,7 registrado en el año 2014.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más