Las protestas contra el régimen de Daniel Ortegase iniciaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron luego en un reclamo del pueblo de Nicaragua, que pide la renuncia del mandatario, después de11 años en el poder.

Las fuerzas policiales y los paramilitares del régimen, acorralaron iglesias, recintos universitarios, y barricadas rebeldes este viernes 13, asedio que provocó en el pueblo nicaragüenses una noche de terror.

El obispo auxiliar de Managua acusa al Gobierno de Ortega de una "represión criminal".

Ataques a la universidad de Nicaragua

La Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN), fue el primer sitio donde ocurrieron los ataques y donde desde mayo, jóvenes resistían tras las barricadas. Fueron los propios estudiantes que a través de las redes y vídeos transmitieron la información de lo que allí estaba sucediendo en vivo y en directo.

A través de los vídeos se pueden escuchar las detonaciones de balas y entre llantos de desesperación las despedidas de los estudiantes de sus seres queridos.

Entre las frases dichas por los estudiantes están, que por favor “Nicaragua, no nos dejes morir en vano “, otros entonaban el himno nacional, y otras declaraciones jóvenes pidiendo perdón a sus padres y diciéndoles que lo hicieron por su patria.

Los avances tecnológicos y el uso de los teléfonos inteligentes, han permitido que cada ciudadano nicaragüense sea un informante de lo que está pasando.

Lo que está sucediendo lo envían a las redes, esa información de los hechos está sustentada con vídeos que se hacen virales, en contraste con el silencio de los medios que están bajo control presidencial.

No hay fallecidos por un conflicto armado, son asesinatos

Según Edmundo Jarquín, excandidato presidencial del Movimiento Renovador Sandinista, las muertes en Nicaragua son "asesinatos porque no hay un conflicto armado, lo que hay es una insurrección cívica.”

La insurrección cívica es la articulación de todas las protestas resultado de las acciones que el régimen de Daniel Ortega habría ocasionado a numerosos sectores de la sociedad nicaragüense,

Este viernes Nicaragua se paralizo debido a una huelga nacional donde piden la renuncia del presidente Daniel Ortega, quien es el responsable de la terrible crisis que se vive en Nicaragua y que ha cobrado más de trescientos cincuenta y un fallecidos (351) información suministrada por las ONG locales.

La severa crisis política en Nicaragua desde su inicio en el mes de abril ha dejado más de trescientas personas muertas, según organizaciones de derechos humanos, no obstante, el Gobierno mantiene la cifra por debajo de 50 fallecidos.

Según encuestas realizadas, más del 70% de los nicaragüenses quieren que Daniel Ortega abandone el poder.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más