El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) anunció el domingo la reelección del presidente Nicolás Maduro con el 67,7 por ciento de los votos. Su rival más cercano, Henri Falcon, quedó en segundo lugar con 21.2 por ciento, mientras que Javier Bertucci fue tercero con 10 por ciento. La Presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunció los resultados con un 92.6 por ciento de informes y dijo que la participación fue del 46.1 por ciento.

En un discurso televisado el domingo alentando a los votantes a acudir a las urnas, Maduro acusó a Estados Unidos de llevar a cabo "una campaña feroz" para "empañar las elecciones venezolanas". A pesar de los informes de tibia participación, las mesas electorales permanecieron abiertas más de dos horas después de su cierre programado.

Los votantes prestan atención a la llamada de boicot

La Mesa Redonda de Unidad Democrática (MUD), la alianza de los partidos de oposición unidos, había enviado un mensaje claro pidiendo a los votantes abstenerse de ir a las urnas.

La decisión de no participar en la votación se tomó en protesta, como un rechazo del sistema electoral, que según ellos está amañado a favor de Maduro.

La MUD anunció el domingo su propia estimación de la participación, afirmando que menos del 30 por ciento de los 20.5 millones de adultos elegibles del país emitieron sus votos. The Associated Press informó que los centros de votación en Caracas parecían prácticamente vacíos durante las elecciones del domingo.

"Maduro ha sido abrumadoramente derrotado por ciudadanos que no aceptaron el chantaje, la presión o la intimidación", dijo Víctor Márquez, miembro del movimiento Frente Amplio dentro del MUD.

Márquez instó a los candidatos Falcon y Bertucci a no reconocer los resultados, diciendo que la elección fue arreglada. "Queremos que los candidatos que se presentan den un paso adelante y no reconozcan un resultado que ya está cocinado", dijo Márquez. MUD también informó que venezolanos en 70 ciudades de todo el mundo se habían manifestado pacíficamente en contra de las elecciones.

Falcon rechaza los resultados

El candidato Henri Falcon habló con los simpatizantes poco antes de que se anunciaran los resultados oficiales y rechazó el pedido de boicot de la MUD, diciendo que una menor participación de votantes facilitó que el gobierno manipulara los resultados.

"Rechazamos categóricamente este proceso electoral", dijo, y pidió que se lleven a cabo nuevas elecciones en octubre de este año.

En su discurso, Falcon detalló las formas en que el gobierno manipuló el voto a su favor. En particular, estableciendo stands, los llamados "puntos rojos", para escanear las identificaciones de los votantes a fin de distribuir alimentos y dinero. Los críticos de Maduro acusaron al gobierno de empatar la papeleta con sorteos de comida e infundir temor entre los venezolanos pobres acerca de perder las raciones de alimentos y transferencias de dinero de los que han llegado a depender.

Falcon dijo que había recibido alrededor de 900 quejas durante el día sobre empleados del partido gobernante que escanean las identificaciones de los votantes cerca de los centros de votación. Cuando las urnas cerraron, su campaña denunció al menos 13,000 "puntos rojos" del gobierno. La existencia de "puntos rojos" dentro de los 200 metros de un colegio electoral violaría las leyes electorales existentes.

"La compra de votos, jugar con la dignidad de las personas, no puede continuar", había dicho Falcon antes, después de emitir su voto en el estado de Lara. Falcon, el candidato opositor más fuerte en la contienda, también denunció que a sus observadores electorales se les prohibió ingresar a los colegios electorales y que uno de ellos fue golpeado por miembros de las fuerzas armadas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más