Londres- Son horas de alta tensión en Gran Bretaña. No solo está envuelta en una crisis diplomática con Rusia por el ex espía envenenado, sino que en las últimas horas se supo que está investigando si Facebook [VIDEO] hizo realmente todo lo que pudo para proteger la información de 50 millones de sus usuarios, luego de que un informante anunciara que una consultora política, contratada por la mismísima campaña presidencial del actual presidente estadounidense Donald Trump, accedió inapropiadamente a la información de éstos usuarios, con el objetivo de influir en la opinión pública.

Mark Zuckerberg [VIDEO], CEO de la famosa red social, fue convocado el día de hoy por el Parlamento británico, para dar explicaciones sobre el caso.

Bajo la creciente presión, algunos legisladores estadounidenses han pedido que el fundador de #Facebook declare en el Congreso.

Planean investigar las oficinas de Cambridge Analytica

La jefa de la Comisión de Información del #Reino Unido, Elizabeth Denham, se encuentra gestionando una orden judicial, con el fin de inspeccionar las oficinas de la consultoría Cambridge Analytica (cuya sede está en Londres), luego de que un informante reveló que, entre los años 2014 y 2016, recopiló información de millones de usuarios de Facebook, para respaldar la campaña electoral de Trump.

Denham declaró a la BBC Radio que "estamos comprobando si Facebook aseguraba la información personal en la plataforma, si al momento de descubrir que faltaban datos actuaron con firmeza, y si la gente estaba o no informada de ésto".

Además, solicitó a la red social que detenga de manera inmediata una auditoría que estaba en curso en la Cambridge Analytica, para no entorpecer la labor de las autoridades.

"Estamos intentando conseguir una orden judicial para que podamos entrar y llegar hasta el final de la cuestión, realizar una auditoría de datos e inspeccionar los servidores" agregó la funcionaria.

Legisladores tanto norteamericanos como europeos demandan una explicación acerca de cómo la firma logró acceso a la información de los usuarios, así como por qué éstos no fueron informados por Facebook, hecho que genera aún más dudas sobre la privacidad de lo que las personas comparten.

Cambridge Analytica, creada en el año 2013, es una fuente de análisis de consumo, publicidad dirigida y otros servicios, y tiene clientes tanto corporativos como políticos. Facebook afirma que los datos fueron recopilados por Aleksandr Kogan, un académico británico, quien luego pasó los datos a Cambridge Analytica. Por su parte, la agencia asegura no tener nada que ver con la campaña presidencial de Donald Trump.