En la jornada de hoy, el presidente francés Emmanuel Macron [VIDEO] afirmó "tener pruebas" de que el régimen sirio de Bashar Al Assad usó armas químicas en el ataque realizado la semana pasada en una de las zonas rebeldes, y sostuvo que su país responderá "oportunamente" a dicha acción.

En una entrevista con la cadena televisiva TF1, Macron anunció: "tenemos pruebas de que en el ataque se usaron armas químicas, por lo menos cloro, las cuales fueron usadas por Al Assad". El líder de #Francia afirmó que tiene un contacto a diario con Donald Trump [VIDEO], su homólogo norteamericano, y que entre ambos decidirán cuándo sea eficaz, oportuno y útil responder.

Sin embargo, dejó bien en claro que "bajo ninguna circunstancia Francia permitirá una escalada de violencia o cualquier otro evento que altera la estabilidad del Medio Oriente".

Ya el año pasado Macron había anunciado que el uso de armas químicas constituiría para él y su gobierno "una línea roja", y que Francia respondería de manera "inmediata" cualquier ataque. Es decir, que este ataque que tuvo lugar la semana pasada constituye una verdadera prueba para el mandatario francés, quien se está jugando su credibilidad.

Trump, por ahora, evasivo

En lo que respecta a una inminente represalia al régimen sirio por el ataque, el Presidente de los Estados Unidos, el magnate Donald Trump, también se ha mostrado de manera evasiva, al menos de momento, y evitó dar un cheque en blanco: "Nunca afirmé cuándo podría tener lugar un ataque contra #Siria.

¡Puede ser muy o nada pronto!" escribió esta mañana en su cuenta de Twitter, su medio favorito para realizar descargos.

Hace algunas jornadas había advertido a Siria, y a su gran aliado Rusia, que una respuesta norteamericana era inminente. "Los misiles llegarán, y serán nuevos, bonitos e inteligentes", había dicho.

El supuesto ataque químico tuvo lugar el pasado sábado, en la localidad de Duma, Guta Oriental (cercana a Damasco), y dejó varias decenas de muertos. Según lo informó Rusia, principal aliado de Siria, el régimen recuperó el control total sobre éste último sector rebelde luego del ataque.

Más allá de potenciales bombardeos en contra de Siria y su régimen como represalia, Emmanuel Macron sostuvo que toda la comunidad internacional debe trabajar en la elaboración de mecanismos, los cuales garanticen un alto al fuego inmediato en Siria y que la población civil, la gran afectada por el conflicto, tenga finalmente acceso a la ayuda humanitaria. Finalmente, agregó que "debemos asegurar que los derechos internacionales sean respetados, y hacer todo lo posible en las Naciones Unidas para llegar a un alto al fuego".