GSMA, la empresa organizadora del Mobile World Congress, ha tomado la drástica decisión tras una larga jornada de deliberaciones, de cancelar definitivamente la feria tecnológica más importante del mundo. Tras la deserción de más de una treintena de empresas que han declinado ir a la edición que se iba a celebrar a finales de este mes de febrero en Barcelona, se comenzó a generar un recelo entre los asistentes al evento que no hacía nada más que cuestionar la rapidez de este virus que cada vez se propaga más rápido por todo el mundo.

Se intentó por todos los medios que el Mobile World Congress saliera adelante

La organización que puso todos sus esfuerzos en proseguir con la feria, proponiendo por ejemplo el cambio de micrófonos asiduamente o prohibiendo saludar con un apretón de manos para así evitar cualquier contagio hasta prohibir la entrada de cualquier ciudadano procedente de la ciudad china de Hubei, no han dado resultado.

Desde el gobierno también se esforzaron por apoyar la feria, calmando a la ciudadanía y poniendo freno a un alarmismo social que no hacía nada mas que crecer respecto al coronavirus.

Finalmente el CEO del GSMA, John Hoffman se ha reunido esta misma mañana desde las 14:00 de esta tarde hasta hace escasamente una hora, con todo el equipo de la organización y han llegado a la conclusión de que es imposible controlar la rapidez del virus y las consecuencias de su expansión.

"El nuevo coronavirus es una situación que cambia muy rápidamente", ha dicho la GSMA en un escueto comunicado.

"Esto incluye reuniones periódicas con expertos de salud mundiales y españoles, además de nuestros socios, para asegurar la seguridad de los asistentes. Ya hemos implementado medidas sanitarias adicionales de cara al MWC 2020 y continuaremos buscando el consejo de expertos médicos de forma continua".

Altos costes para la GSMA por la suspensión

Una de las razones por las que el GSMA se ha resistido a cancelar la feria hasta el último momento ha sido por los altos costes que tenía que pagar a los asistentes en caso de suspender la feria tecnológica.

En este caso las empresas pagaron cifras millonarias por colocar un stand en la Fira de Barcelona, como por ejemplo, la empresa china Huawei que el año pasado se gastó casi ocho millones de euros en su impresionante stand.

Sectores afectados por el MWC20

Y también se verán afectados por la suspensión del Mobile World Congress, los sectores hoteleros y turísticos que estimaban numerosos invitados al evento. Para el sector hotelero es un duro varapalo ya que esperaban recibir a miles de clientes durante la celebración de la feria. Finalmente sufrirán cancelaciones de unas 40.000 habitaciones, las que normalmente se reservan para el MWC.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!