Muchos españoles no saben muy bien de qué va y sobre todo cómo afectará a los medios de comunicación, la aprobación de la tasa Google y la tasa Tobin. Probablemente esta preocupación radica una cuestión fundamental, comprender el porqué de esta normativa.

La tasa Google

Todo comenzó allá por el 2014, cuando el gobierno abrió el camino a la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual en España. Esto suponía por un lado el combate contra contenidos falsos o piratas (un punto bueno en todo este rollo) pero también le abría el camino a la tasa Google.

La tasa Google se entiende como un canon o una compensación de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). En definitiva, los principales buscadores deberán pagar a sus autores por indexar noticias.

En su momento las primeras discusiones sobre este tema dieron paso a que el servicio de Google News se viese interrumpido en España.

El actual gobierno de Pedro Sánchez trae nuevamente a discusión este concepto y lo orienta a ser un impuesto sobre determinados Servicios Digitales, que en teoría regiría solo para aquellas empresas con un ingreso anual total de más de 750 millones de euros. Con esta importante pero arriesgada movida impositiva, se pretenden recaudar alrededor de 1.200 millones de euros, que según se ha transparentado cubrir pensiones y algunos puntos de la Seguridad Social.

La tasa Tobin

En este caso ya se centra con algunos términos un poco más complejos como el de "capitalización bursátil" que se refiere a una medida económica que nos indica cuál es el valor total de una empresa según lo que dicta el mercado. Resulta que la tasa Tobin gravará con un porcentaje del 0.2, a aquellas operaciones de compra en acciones españolas, de empresas con una cotización bursátil superior a los mil millones de euros.

Este nuevo impuesto sobre las Transacciones Financieras, al igual que con cualquier otro impuesto, podría modificarse en futuros Presupuestos Generales del Estado.

Para quienes aún no saben si su empresa se verá afectada o no, según el proyecto de ley deberá tenerse en cuenta "que el valor de capitalización bursátil de la sociedad sea, a 1 de diciembre del año anterior a la adquisición, superior a 1.000 millones de euros".

En este caso puntual el Gobierno pretende recaudar, aunque es un poco menos que con la tasa Google, unos 850 millones de euros. Y lo que más seguridad le brinda al gobierno español, es saber que ya ha sido impulsado en casi diez países de la Unión Europea, entre ellos Francia e Italia.

Y para quienes aún tienen dudas sobre ello, la tasa Tobin, debe su nombre a James Tobin, cuyas teorías reflexionaban sobre cómo un mercado financiero afecta la vida de las personas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más