El París-Saint Germain supo aguantar en la vuelta en casa y con un empate a uno eliminó al FC Barcelona en octavos de final de la Champions League. El equipo de Pochettino jugó muy atrás y permitiendo muchas llegadas claras en los 90 minutos. El portero Keylor Navas fue la figura del partido. Messi volvió a decepcionar con otra noche negra en Champions. Metió un golazo fuera del área pero luego falló un penalti al final del primer tiempo.

El PSG especuló de más en la vuelta y lo pudo haber pagado caro si Dembelé y Messi hubieran estado finos. La única llegada al área en el primer tiempo derivó en el penalti de Lenglet a Icardi.

Mbappé, de penalti, metió su cuarto gol de la eliminatoria. El 4-1 de la ida fue una losa muy pesada y en esta ocasión no hubo un mal arbitraje como en 2017, en la recordada remontada culé.

El PSG pasa a cuartos de final al ganar en el global al Barça por 5-2

El PSG de Pochettino salió al campo con un 4-3-3. Navas estuvo en el arco, además de Marquinhos y Kimpembé en la defensa central. Kurzawa y Florenzi fueron los laterales, además de Gueye, Paredes y Verratti en el mediocampo. Draxler jugó adelante por la lesión de Neymar. Mbappé e Icardi complementaron la delantera. El Barcelona de Koeman jugó con tres centrales y un mediocampo con Alba y Dest acompañando a los dos mediocampistas.

Dembelé, Griezmann y Messi jugaron arriba. El partido fue de un solo lado en el campo. El Barça comenzó con una presión alta y un PSG asfixiado. Dembelé tuvo disparos cruzados en el área que paró Keylor Navas. Al minuto 23, Dest se metió al área y puso el balón en el palo. Otra jugada clara fue un centro de Dembelé a Messi.

El argentino no llegó a empujarla desde el manchón de penalti. Al minuto 30, el PSG sí tuvo pegada en un centro donde Lenglet, de manera inocente, pisó por detrás a Icardi. Mbappé, con frialdad, metió el penalti a lado de Ter-Stegen.

Messi metió un bombazo de 30 metros a la escuadra para el 1-1, pero después vendría su gran fallo.

El árbitro inglés Anthony Taylor tuvo un mal primer tiempo y marcó una patada de Kurzawa a Griezmann, cuando el del PSG quería despejar el balón. Antes del penalti, Mbappé recibió una falta de Lenglet en un salto. Messi tiró al medio el penalti y Navas con la rodilla detuvo el balón, que rebotó al final en el poste. Ese fallo fue el punto de inflexión determinante en el partido de vuelta.

Messi ha fallado penaltis así hasta en Mundiales, así que no es algo extraño. En el segundo tiempo, las llegadas culés fueron menos insistentes, hasta que a la media hora Messi tuvo un tiro a centímetros de la línea de gol. Marquinhos se barrió de manera heroica para tapar el tiro. Navas volvió a ser factor clave con los puños al primer palo para tapar un cabezazo de Busquets.

El PSG no sufrió más y pasó con el global de 5-2. El Barcelona mostró una buena cara, pero de poco sirve ante otra humillación en Champions. Los culés quieren que se quede Messi, pero con él llevan solo una 'orejona' en diez años. El París Saint-Germain se sacó la espina de hace años ante el Barça en octavos de final y ahora es título o fracaso para ellos.

El Liverpool, con goles de Mané y Salah, elimina con facilidad al Leipzig de Nagelsmann

Jürgen Klopp ha rechazado finalmente salir del Liverpool para dirigir a la Selección Alemana tras la Eurocopa. Su equipo ganó la ida 2-0 de visita al Leipzig, pero llegaba a la vuelta totalmente colapsado en la Premier League. El Liverpool está actualmente en puestos de Europa League, y Klopp ve esta Champions como una oportunidad de salvar la campaña.

El equipo inglés no dejó tocar en corto al Leipzig de Nagelsmann y definió el partido en el segundo tiempo con goles de Salah y Mané. El Liverpool le dejó la posesión al equipo alemán, al igual que en la ida. Nagelsmann y su Leipzig se fueron eliminados por 4-0 en el global. Nagelsmann es otro candidato a dirigir a Alemania y su era en el Leipzig podría haber terminado.

Sigue la página FC Barcelona
Seguir
Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!