Una vez más el Barcelona de Setién es un equipo desinflado que tiene mucho el balón, pero que no sabe para qué. Durante 30 minutos iba y venía como un precalentamiento, sin ideas ni cambios de ritmo.

Del otro lado el Nápoles, también invicto en lo que va de la Champions y también con cambio de técnico, pero con una diferencia: sabía cuál era el juego y lo hizo bien.

El anfitrión se plantó en su terreno esperando al Barcelona y, en cuanto recuperaba el balón, salía con fuerza y de contragolpe ocasionando más oportunidades de encajar de las que tuvo el azulgrana en todo el primer tiempo.

Quizás las palabras del francés Griezmann resuman un poco las sensaciones de un equipo que no se encuentra ni conecta con el Fútbol: "Hay que trabajar más esto.

A mí me toca dar profundidad, a veces me ven y otras no me ven".C destacar que el Barcelona de Setién ha obtenido un buen resultado en el San Paolo.

Barça, el invitado educado

En el primer tiempo, el Nápoles propuso su juego y el Barcelona, como buen invitado, acató las reglas a la perfección. El Nápoles se instaló en su parte del terreno de juego y de dedicó a esperar al Barcelona, pero el azulgrana no tuvo ideas ni profundidad, solo el balón.

El Barcelona mostró tal educación que no recordó que se podía rematar al arco, mientras que las jugadas de mayor riesgo, aunque escasas, llegaron de la mano del conjunto italiano y sus contragolpes lascivos. Por eso, el anfitrión, a los 30 minutos marcó el primer tanto.

Un remate increíble de Dries Mertens con la derecha desde fuera del área, luego de la asistencia de Piotr Zielinski. Un tanto para ver y ver.

Al Nápoles el juego le funcionó, se mantuvo esperando, presionando y dando los menos espacios posibles; espacios que Messi tampoco logró abrir en el San Paolo.

Algo que tenía muy claro el técnico del Nápoles, Gennaro Gattuso: "Ellos te obligan a bajar tu posición. Messi siempre es peligroso. Había que jugar de esta forma, porque con espacios nos harían daño".El primer tiempo iba a la medida del poles con un Barcelona apagado.

Barcelona empata el encuentro y se lleva un buen resultado

A los 57 minutos el Barcelona logra empatar el encuentro. Con el remate de derecha de Antoine Griezmann desde el centro del área. El francés obtiene su tanto número dos en la Champions como culé. El empate del Barcelona, abrió el partido y el Nápoles cedió algo de su muro italiano; haciendo el encuentro algo más entretenido.

El Barcelona llega a la vuelta con bajas

Pero la visita dejó heridas para el culé: la roja a Arturo Vidal y la amarilla a Busquets; ambos no estarán disponibles para la vuelta. Y la otra duda… la salida de Piqué por una posible lesión.

El Barcelona se llevó un buen resultado. Resta esperar al 18 de marzo cuando se encuentren de nuevo en el Camp Nou. Y ahí sí, tendrá que haber un ganador y un perdedor.

Sigue la página FC Barcelona
Seguir
Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!