Este martes, los ex-jugadores del Real Madrid, Cristiano Ronaldo y Xabi Alonso se sentarán frente al juez para declarar por fraude fiscal. Ronaldo habría llegado a un acuerdo con Hacienda y la Fiscalía, por el que aceptaría la pena de dos años de cárcel, además de 18,8 millones de euros de multa.

Cristiano Ronaldo ha pactado con la Fiscalía

Mientras tanto, Xabi Alonso tendrá que hacer frente a una petición de cinco años de prisión. Cristiano Ronaldo, que actualmente reside en Italia, ha reconocido que cometió cuatro delitos fiscales entre los años 2011 y 2014.

Anuncios

El Ministerio Público, por otro lado, solicita cinco años de cárcel para Xabi Alonso por tres delitos fiscales cometidos entre los años 2010 y 2012. Xabi Alonso es el único de los futbolistas juzgados, en los últimos años, acusado por delito fiscal que se sentará ante el juez para defender su inocencia, ya que siempre ha rechazado la acusación de haber cometido delito alguno.

Aunque no debemos olvidar que Cristiano Ronaldo siguió la misma estrategia cuando declaró en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Pozuelo de Alarcón, donde dijo que jamás había ocultado sus ganancias y nunca había intentado evadir impuestos; aunque más tarde tuvo que aceptar el delito de fraude fiscal, aconsejado por sus asesores.

Varios jugadores del Real Madrid han tenido problemas con Hacienda

La Fiscalía había valorado el fraude tributario cometido por Ronaldo en 14, 7 millones de euros, aunque acabó rebajando dicha cantidad en 5,7 millones. Pero, el jugador tendrá que pagar 19 millones de euros a causa de los intereses y multas interpuestas. Así, Cristiano Ronaldo se une a una larga lista de jugadores de fútbol que han tenido que enfrentarse a la Hacienda Pública por no pagar sus impuestos en España. Eso sí, en la mayor parte de los casos lograron llegar a un acuerdo con la Fiscalía para reducir sus penas lo máximo posible: Javier Mascherano, Radamel Falcao, Luka Modric, Angel Di Maria o Marcelo.

Anuncios

Ronaldo ha sido acusado de aprovecharse de una sociedad societaria que había creado en el año 2010 para poder ocultar ante el Fisco las rentas que había generado por los derechos de su imagen y así no cumplir con sus obligaciones fiscales ante la Hacienda española de manera “consciente” y completamente de forma “voluntaria”.

En el caso de Xabi Alonso, se le acusa de ceder sus derechos de imagen a la sociedad Kardzali, localizada en la isla de Madeira (Portugal) y que pertenecería a otra situada en el paraíso fiscal de Panamá y de la que Alonso era el titular del 100% de las participaciones sociales.

Y, el jugador se aprovechó de ella a pesar de que desde el verano del año 2009 -año en el que fichó por el Real Madrid proveniente del Liverpool- era residente fiscal en España.