Tal como ha sido la tónica de este año, Sebastian Vettel (Ferrari) se vio forzado a jugar un papel secundario ante un imperial Lewis Hamilton [VIDEO] (Mercedes) en el gran premio del emirato, que se llevó su undécimo triunfo del calendario, disfrutando de una conducción sin contratiempos que perfectamente refleja la ejecución hacia su quinto título.

Una carrera fácil para Hamilton

Sólido desde la salida, habiéndose anotado su 11ª pole position del curso el sábado, el británico se beneficiaba de una temprana sustitución a superblandos bajo régimen de coche de seguridad virtual, desplegado después de que Kimi Räikkönen se viera obligado a retirarse en la vuelta siete en su despedida de Ferrari.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Fútbol

Tras él, Vettel rodaba en solitario en segunda posición, después de deshacerse de Valtteri Bottas mediada la carrera, como efectuó a continuación la pareja Red Bull, Max Verstappen y Daniel Ricciardo, con este último a punto de subir al podio algo que deseaba en su intervención 100ª y adiós de la escudería energética para moverse a Renault.

El finlandés de Mercedes finalizaba quinto.

Carlos Sainz, antes de pasar de Renault a McLaren, gozó de un excelente sexto para ayudar a la Régie a sellar la cuarta plaza en la tabla de constructores, mientras que su compañero Nico Hülkenberg sufría un espectacular vuelco al contactar con Romain Grosjean en la vuelta inaugural y chocar contra las barreras, afortunadamente sin consecuencias físicas. Charles Leclerc fue séptimo en su concluyente andadura para Sauber, ya que en 2019 se traslada a Ferrari, por delante del Force India de Sergio Pérez y del Haas de Grosjean, noveno.

Kevin Magnussen (Haas) era décimo impidiendo a Fernando Alonso la oportunidad de apuntarse el punto final en su "hasta luego" de la categoría, el de McLaren empleaba unas técnicas cuestionables recortando curvas antes cruzar la línea de meta —y percibiendo cinco segundos de penalización por ello— en su persecución del danés, pero concluyendo undécimo en su participación 311ª.

Ambos Mercedes realizaban incisivos arranques, Hamilton [VIDEO] distanciándose de Bottas al tiempo que Leclerc superaba a Daniel Ricciardo por el quinto. Max Verstappen, por contra, quedaba atrapado y caía hasta el 10º, abriéndose hueco eficientemente sobre su "pesadilla" en Brasil Esteban Ocon.

No obstante, fue requerida la presencia del safety car. Cuando se reanudó la prueba, Hamilton y Bottas rápidamente se alejaban de los Ferrari. Por detrás, Ocon y Verstappen se rebasaban mutuamente, emocionantemente cerca. En la horquilla el neerlandés se abalanzaba denodadamente por el interior, pero el francés y su coéquipier le devolvían la maniobra en la siguiente recta, antes de sobrepasar a Pérez. En el sucesivo giro, el de Hasselt repetía el movimiento sobre el galo en la misma curva, esta vez añadiendo un suave golpe de sus cubiertas para hacerse con su emplazamiento.

La carrera se puso emocionante con el 'safety car'

Una vuelta más tarde Räikkönen aparcaba su SF71H al lado del muro de señalizaciones, con la pantalla de su volante apagada.

Bajo régimen de Virtual Safety Car, el líder Hamilton aprovechaba la oportunidad de visitar su garaje y ahorrarse varios segundos en la parada, reintegrándose quinto.

En la vuelta 23, el Red Bull de Ricciardo lideraba, optando por intentar un largo relevo con ultrasofts, con Verstappen en el segundo RB14 habiéndose detenido a por supersofts en la 18, reincorporándose quinto detrás del australiano y los otros vehículos que ya habían parado, Hamilton, Bottas y Vettel. En ese momento la realización televisiva ponía su atención en un fenómeno poco visto en el desierto: la lluvia, aunque no en cantidad suficiente para brindar la aparición de los Pirelli intermedios, o incluso alterar significativamente los cronos, además de uno o dos relámpagos.

El aussie arrojaba la toalla con los ultrablandos en la vuelta 34, no siendo bastante para acceder a montar hypersofts, más veloces, y permitirlealcanzar la línea de llegada. Ocupaba el quinto lugar, ocho segundos por detrás de su socio holandés, en P4. En la rotación 35, Vettel adelantaba a Bottas en las curvas 5 y 6 y empezaba a perseguir a Hamilton. Con sendos bloqueos el finés perdía dos casilleros más, Verstappen y Ricciardo, los Red Bull ahora tercero y cuarto. Mercedes llamaba al nórdico de nuevo al taller, alarmado por algo que detectaron en el neumático trasero derecho.

En cabeza, Hamilton gestionaba el tráfico sin problemas hacia la bandera a cuadros —ondeada por su amigo Will Smith— seguido por el Ferrari de Vettel, en tierra de nadie e incapaz de encontrar el ritmo para desafiar al inglés. Verstappen se sobrepuso a una irregularidad con los frenos en el lapso final —que ocasionó un cortante diálogo con su ingeniero— para concluir en el estrado por quinta vez consecutiva.

Despedida de Fernando Alonso con homenaje

Bottas terminaba quinto teniendo como consecuencia que su compatriota Räikkönen queda tercero en la clasificación, habiendo de encaminarse a San Petesburgo en Rusia a recoger el galardón de la FIA en la ceremonia del 7 de diciembre, entre tanto el de Mercedes recibe la indeseada estadística de ser el único del equipo en no ganar desde Michael Schumacher en 2012.

Escoltado por Hamilton y Vettel hacia la recta principal, como homenaje a Fernando Alonso, los tres se disponían a llevar a cabo unas series de "donuts" para deleite de los aficionados, broche de oro de 2018. El asturiano obtenía merecidos tributos y elocuentes abrazos al mismo tiempo que sus camaradas del top 3 eran entrevistados.