Casi dos horas y media necesitó el nativo de Tunja, Nairo Quintana, para transitar los 65 kilómetros desde Bagnères-de-Luchon hasta Col du Portet y terminar al frente del pelotón en la décima séptima etapa de la edición 2018 del Tour de Francia.

Quintana, quien ha tenido serios problemas durante el recorrido, aprovechó el trabajo que realizó en el pelotón inicial su compañero Alejandro Valverde y, fue rebasando uno a uno el pelotón hasta terminar escoltado por el irlandés Daniel Martin, quien llegó 28 segundos después; y por el británico y líder de la general, Geraint Thomas, que llegó 48 segundos después.

Las emociones del boyacense

Nacido en la ciudad de Tunja, en el departamento de Boyacá, el Tour le ha sido esquivo al colombiano, quien ya en la etapa 16 presagiaba lo que ocurriría en la montaña de Col du Portet.

Para Nairo fue un gran día, pero difícil "nos habíamos preparado bien. Fue exactamente como lo habíamos planeado. Teníamos a Valverde y Soler [VIDEO] delante y su trabajo fue muy importante. Sabíamos que era una etapa para escaladores puros, y mostramos nuestra fuerza", comentó el integrante del Team Movistar de España. [VIDEO]

La presencia de compatriotas del colombiano fue muy importante. "Eso es lo más emocionante y en mi corazón siento el apoyo de ellos. Siempre están en la carretera y en cada sitio donde estoy. Me envían mensajes en redes sociales y eso es grande para mí, me ayuda a motivarme para entregarlo todo" dijo Quintana.

La victoria no solo es reconfortante para Nairo sino para su equipo y sobre ello indicó que "No nos conformamos, el objetivo es más ambicioso. Hay que seguir luchando.

La general está difícil, pero aún puede pasar cualquier cosa".

Y agregó: “Mi equipo merece ese triunfo, ellos trabajan muy fuerte. Vinimos aquí con un gran equipo, aunque las cosas no salieron como esperábamos”.

El esquivo Tour

Nairo Quintana ha llegado a Paris, en dos oportunidades, en el segundo lugar. Ha estado a segundo de la victoria final, y esta vez tampoco será la ocasión en la que encabece el pelotón final en la capital francesa.

En esta edición el boyacense tenía esperanza de terminar líder, al contar con excelente equipo en los pedales de Alejandro Valverde y Mikel Landa, quien fuera compañero de Chris Froome en el equipo Sky.

“Lamento no haber tenido buenas sensaciones días atrás”, dijo Quintana, quien perdió más de un minuto en el inicio del tour en el oeste de Francia. “No sentía bien el cuerpo y perdí un tiempo demasiado importante para mí, lo que me hizo sentir muy mal. Afortunadamente, vuelvo a sentir bien el cuerpo para lo que queda de Tour y todavía seguimos creyendo”,

Nairo lamentablemente pinchó las dos ruedas en ese inicio y cuando toco su espacio favorito, Los Alpes, nunca fue protagonista y perdió más minutos.

Con el resultado, Quintana se ubica en la quinta posición de la general individual, a tres minutos y medio del líder Thomas. Antes de que la carrera finalice el domingo 29 de julio, queda aún una etapa de montaña.