Durante los años que hemos disfrutado de Ricky en la NBA, pasando por los Wolves, y hoy en los Jazz, podíamos observar un jugador organizador, que se encarga de repartir pases y asistencias para el ataque de su plantilla. Hoy en día, desde mediados de temporada, en posiblemente su mejor temporada desde que está en EE.UU., podemos ver un Ricky mucho más anotador, que aporta tanto una gran cantidad de puntos a su equipo, como lanzamientos de 3 con un gran porcentaje.

Utah Jazz se juega los playoffs hasta el final de la temporada

Este verano [VIDEO] pudimos presenciar un gran cambio en Utah. Gordon Hayward dejaba la plantilla para unirse a Boston, y esto dejaba a los Jazz con una necesidad de recomponerse.

El jugador franquicia de este equipo, Gobert, pasó gran parte del inicio de la temporada fuera de las convocatorias por lesión, y esto generaba la necesidad de mayor protagonismo de otros jugadores. Gracias a un buen pick en el último draft, Utah ha contado este año con uno de los candidatos al rookie del año, como lo es Donovan Mitchell, que con tan solo 21 años de edad, y en su primera temporada en la gran liga, promedia 20.3 puntos, y casi 4 rebotes y 4 asistencias a dia de hoy. Esto le ha dado el aliento suficiente al equipo para que, aunque se haya pasado la mayor parte de la temporada en una posición fuera de playoffs, hoy se encuentren en la sexta posición de la dura conferencia oeste, pero ¿solo es obra de Mitchell?

Sin duda, Utah ha luchado para encontrarse donde ahora se encuentra pero, aunque el rookie si es verdad que está teniendo un rendimiento asombroso, es obra de grandes actuaciones de otros jugadores.

Aquí es donde entra el jugador español que, gracias a que el alero, Joe Ingles, se encarga de la distribución de juego en estático, Rubio puede aportar su gran calidad anotadora que, hasta ahora, no había demostrado.

Ricky Rubio: su nueva aportación al equipo

Los números de anotación, a primera instancia, no parecen asombrosos. Promedia 12.9 puntos por partido, acompañado de 5.4 asistencias (por lo que sigue siendo un gran pilar asistente del equipo), y 4.6 rebotes. Son unos números, en su conjunto, de gran nivel, y el jugador catalán está demostrando que tiene un sitio importante en esta liga.

La cuestión se resume en el último tramo de la temporada, donde ha elevado sus números de anotación notablemente. En el último enfrentamiento de Ricky contra su antiguo equipo, anotó 23 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias, por lo que podemos ver que este año es un jugador mucho más agresivo de cara al aro rival. En este enfrentamiento, anotó 5 de 6 en triples, y este tipo de actuaciones las hemos visto bastantes veces repetidas este año.

Para ver esta mejoría en su tiro, una faceta de su juego donde siempre ha puesto menos seguridad, podemos consultar las estadísticas de esta temporada, donde se encuentra con un 41% en tiros de campo, y un 34,5% en tiros de tres. Sin duda unos números de gran nivel, que esperemos que año a año vaya mejorando.

No para ser un gran jugador hay que tener números de All Star. Ricky es un base muy prestigioso en esta liga, donde en los Wolves era un titular indiscutible, y en su equipo actual ocurre lo mismo. Gran jugador español, grandes números y esperemos que grandes expectativas de cara a los playoffs, que se acercan, y de cara al año que viene.