Doña Elena María Isabel Dominica de Silos de Borbón y Grecia, más conocida como la Infanta Elena, cumple 56 años entre secretos, disputas y muchas más cosas. Aunque al ser miembro de la monarquía española su vida privada está en el ojo mediático, no se saben muchas curiosidades de ella. Por eso, y para celebrar su día de cumpleaños, hacemos un recorrido sobre su vida.

Empecemos por el principio. Como cualquier persona cuando nace tiene que tener su Documento Nacional de Identificación, DNI. Pues bien, a la Familia Real le corresponden los números del 10 al 99, estando vetado el 13 por supersticiones.

Así, la Infanta Elena tiene el número 12.

En 2009 se reveló una biografía no autorizada escrita por Carmen Duerto y Cecilia Crego de la vida de la Infanta que desvela numerosas curiosidades más. Cuando era aún adolescente, a la Infanta Elena le apasionaban las series "Falcon Crest" y "Dinastía" y no se perdía ni un capítulo. A lo mejor era su afición a estas series lo que le llevó a descuidar un poco sus estudios y repetir octavo de E.G.B.

La Infanta Elena fue multada, por error, en 2013

Si hay algo que le apasiona a la Infanta Elena es el chocolate.

Además, ha intento hacer muchísimas clases de dietas pero nunca ha conseguido terminarla, ni tener éxito. Las comidas de las mismas las compra en Mercadona, siendo este su supermercado favorito y donde sobre todo adquiere pechugas de pollo.

Cuando se sacó el carnet de conducir tuvo que hacer frente a diferentes multas de tráfico. Debe ser que primero fue a tantear a su padre, el Rey Emérito, y este le obligó, como es lógico, a pagarlas con su propia asignación, tal y como cuentan en dicha biografía.

Pero hace relativamente poco, en 2013, fue multada por error. Y es que por una confusión de DNI casi se lleva una multa por conducir un tractor sin seguro. También tuvo un accidente de kart en 1972 que le llevó a sufrir un gran susto. Además, por culpa de este perdió parte de cuero cabelludo.

Durante su juventud tenía como placer oculto algo bastante curioso. La teletienda. Pero no solo la veía, sino que compraba.

Como no podía identificarse con su nombre y poner la dirección del Palacio de la Zarzuela, ponía la dirección de los hermanos Fuster.

La Infanta Elena tiene mucho carácter y sentido del humor

Además, es una persona con mucho carácter y cuando se enfada, se enfada. Es más, este carácter le ha llevado a discutir en numerosas ocasiones con su madre, Doña Sofía. Incluso, cuando iba a casarse, se mosquearon por algún motivo y Doña Elena decidió castigar a su madre impidiendo que fuera a la prueba del vestido de novia. Es más, Jaime de Marichalar, con quien se casó en 1995, tuvo que pedirle la mano en más de una ocasión hasta que la Infanta Elena dijo que sí.

También ha tenido alguna que otra disputa con sus hijos, Victoria Federica y Froilán. De hecho, tiene bastante mano dura con ellos; como en mayo de este año se pudo observar cuando madre e hija discutieron en público.

Pero, aunque su carácter sea fuerte, la Infanta Elena tiene muy buen sentido del humor y es muy espontánea, algo que dicen que ha sacado de Don Juan Carlos de Borbón. Cuentan que cuando era niña y este iba a buscarla al colegio, bailaban en la calle nada más salir de la institución.

La moda es algo que toda Familia Real tiene muy de cerca, ya sea por gustos o porque sus estilistas le obligan.

A la Infanta Elena es algo que le gusta, figurando en los rankings de las personas más elegantes. Además, si tiene que quedarse con alguna marca o diseño no duda en escoger a Christian Lacroix y Dior. De hecho, hasta hace poco se desconocía que uno de sus hobbies es la costura, que la practica desde hace tiempo en el Club de Labores de Chamberí.

Y aunque en la moda es refinada y utiliza marcas de lujo, en su día a día no tanto. Como se ha comentado antes, las compras alimentarias las hace en Mercadona. Pero hay más. La casa de la Infanta Elena es el rincón donde descansa y se relaja. Pues bien, la mayoría de los muebles que decoran su hogar son de la multinacional sueca, Ikea.

Entr las pasiones de la Infanta están los toros, la hípica y "MasterChef"

Pero no solo se relaja en su casa. La Infanta Elena es una gran amante de la naturaleza y le encanta pasar los fines de semana en el campo. Así, en sus ratos libres, practica caza y tiro, siendo dos de sus aficiones en este panorama. Además, por todos es sabido que los caballos, la hípica y los toros son otras de sus pasiones.

Cuando tiene que hacer planes con amigos, le gusta ir de bares y tascas. Además, si pueden ir a algún tablao flamenco mejor, porque es el género musical que más le gusta. Cuando avanza la noche se irían a algún pub a bailar, ya que a la Infanta Elena también le divierte.

Es una gran seguidora del programa de TVE "MasterChef". Durante la segunda edición del programa, Samantha Vallejo-Nájera, jurado del programa, fue al Madrid Open de Tenis, lugar al que la Infanta también suele ir. Mientras la cocina estaba disfrutando del partido, la Infanta le llamó para recriminarle que expulsaran a Churra, una de las concursantes más veteranas del programa. Pero la cosa no queda ahí. En la última edición de "MasterChef Celebrity", Tamara Falcó fue la ganadora del mismo. La hija de Isabel Preysler hizo una fiesta de celebración a la que acudió la Infanta Elena.

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!