El sistema inmunitario se encarga de defender el organismo contra microorganismos cuasantes de Enfermedades. Sin embargo, el éxito del sistema inmume no siempre es real y por ese motivo, se sufren catarros, gripes o gastroenteritis, entre otras enfermedades.

El secreto del éxito se encuentra en aumentar las defensas del cuerpo de forma natural, realizando pequeñas y sencillas acciones. De esta manera, se enfermará menos.

Funcionamiento del sistema inmune

El sistema inmunológico defiende al organismo de bacterias y virus que se encuentran en el medio ambiente. Está formado por órganos, células y proteínas que, junto con el sistema nervioso, son los más complejos del cuerpo humano.

Las principales funciones son eliminar bacterias y virus que hayan entrado en el cuerpo. También reconocen las sustancias nocivas y luchan contra células propias que se vuelven dañinas por causa de una enfermedad.

Un ejemplo: las células cancerosas que se reproducen de manera distinta a las sanas, son atacadas por el sistema inmune para evitar que proliferen y se extiendan por el cuerpo.

Aumentar las defensas del cuerpo de forma natural

Seguir diferentes pautas naturales, se puede ayudar a mantener un sistema inmunológico sano y eficiente. Una de las maneras más eficaces es evitar el tabaco y el alcohol. Un exceso de consumo de cualquiera de ellas altera las defensas inmunológicas.

Otra acción que ayuda a mantener un sistema en óptimas condiciones es descansar lo suficiente y mantener una dieta rica en frutas, verduras, semillas y nueces porque proporcionan los nutrientes que necesita el sistema inmune. Otros alimentos que son excelentes por su gran contenido en vitaminas y antioxidantes son el ajo, jengibre, brócoli, remolacha y huevos.

La práctica de ejercicio físico regular junto con un peso saludable contribuyen a un correcto funcionamiento de las defensas.

La obesidad causa cambios que pueden afectar a la producción de anticuerpos y a la inmunidad celular. La defensa inmunológica puede verse afectada si la persona sufre sobrepeso. Por este motivo, es muy importante mantenerse saludable.

Otra manera de ayudar a las defensas del cuerpo es lavarse las manos. Es sin lugar a dudas la mejor manera de evitar contagios por virus y bacterias que pueden estar presentes en otras superficies o personas que tocamos.

Finalmente, se ha demostrado que en la temporada de invierno se incrementan los catarros y gripes en personas. Esto es debido a que se pasa más tiempo dentro de espacios donde el contacto con otras personas es más cercano. Por lo tanto, los expertos animan a que nos abrigemos antes de exponernos al frío.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más