Muchas de las cosas que sabemos sobre el cerebro hoy en día se descubrieron debido a lesiones cerebrales: si el daño a una parte del cerebro de un paciente provoca ciertos cambios de comportamiento, eso les dice a los científicos que esa parte del cerebro debe ser importante para esa conducta. En 1953, los médicos realizaron una cirugía cerebral en un hombre llamado Henry Molaison para ayudar a controlar sus ataques epilépticos.

Terminaron eliminando su hipocampo, una estructura cerebral en forma de caballito de mar que se encuentra en cada lado del cerebro.

Cuando se despertó, ya no fue capaz de almacenar nuevos recuerdos, y los médicos rápidamente se dieron cuenta de que el hipocampo debe ser esencial para crear recuerdos. Desde entonces, el caso de Molaison se ha convertido en el más estudiado en la historia médica. Curiosamente, sin embargo, Molaison no estaba del todo sin recuerdos: todavía podía aprender habilidades físicas, e incluso recordar recuerdos formados antes de la cirugía.

Mitos de la memoria

Eso, y los estudios realizados desde entonces, enseñaron a los investigadores que el hipocampo es principalmente responsable de la memoria de los acontecimientos recientes, mientras que otras estructuras son responsables de los recuerdos de los acontecimientos del pasado. Los científicos ahora creen que esos recuerdos se almacenan en la neocorteza, una región también central para la atención y la planificación.

Hasta hace poco, la teoría era que los recuerdos a corto plazo primero se formaron en el hipocampo, luego se transfirieron gradualmente a un almacenamiento a largo plazo en la neocorteza, ya que desaparecieron por completo del hipocampo. Pero la investigación del MIT ha convertido esa teoría en su cabeza.

¿Se puede recuperar la memoria?

Para un estudio publicado en la revista Science en 2017, Tonegawa y su equipo utilizaron una técnica que desarrolló en 2012 para etiquetar las llamadas "células de engrama", que contienen recuerdos específicos, para rastrear el almacenamiento y la recuperación de la memoria en ratones de laboratorio.

También se basaron en una técnica llamada optogenética que usa luz para encender o apagar ciertas celdas.

El equipo etiquetó células de memoria en tres partes del cerebro: el hipocampo, la corteza prefrontal (la parte de la neocorteza en la parte frontal del cerebro) y la amígdala basolateral, que es responsable de almacenar el contenido emocional de los recuerdos. Luego, colocaron los ratones en una cámara especial y les aplicaron descargas eléctricas leves.

(Ser un ratón de laboratorio no es un picnic). La idea era crear recuerdos de un evento temible que pudieran reactivarse para ver si los ratones se portaban con miedo. Si se congelaban, los investigadores sabían que habían activado la memoria correcta.

Un día después de las descargas eléctricas, el equipo descubrió que los recuerdos temibles se almacenaban no solo en el hipocampo, sino también en la corteza prefrontal.

Sin embargo, había una diferencia: mientras que los recuerdos en el hipocampo podían ser recordados por un ratón de forma natural, los recuerdos en la corteza prefrontal eran "silenciosos".

Los investigadores pudieron activarlos artificialmente, pero no dispararon durante el recuerdo normal de la memoria. Durante las siguientes dos semanas, esas células de memoria "silenciosas" maduraron gradualmente hasta que desempeñaron un papel esencial al recordar el evento temeroso. En ese momento, las células de memoria en el hipocampo se habían silenciado, pero no desaparecieron. Los investigadores aún podían activarlos, y los ratones aún se congelaban como resultado. Durante todo el proceso, las células de memoria en la amígdala basolateral centrada en la emoción permanecieron igual. Conservaron la memoria y se comunicaron con las otras regiones durante cada retiro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más