Esto les pasa a casi todas las parejas: al principio, estás locamente enamorado y no se pueden quitar el uno al otro de la cabeza. Pero a medida que pasa el tiempo, esa bola de fuego que todo lo consume se convierte en una llama constante. Eso es normal, pero también es normal desear que la hoguera del nuevo amor todavía estuviera en su apogeo. ¿Cómo avivas las llamas? Aquí hay un método seguro que está respaldado por la investigación: viajar.

Adicto a ti

Los científicos han pasado mucho tiempo mirando el cerebro de las personas que están enamoradas, y han descubierto algunas características clave. Cuando miras a tu amada, hay mucha actividad en las regiones cerebrales ricas en dopamina asociadas con la recompensa y la motivación. ¿Alguna vez escuchó que el amor es una droga? Es cierto: estas son las mismas regiones que se iluminan en presencia de cocaína.

Pero después de un tiempo, la fiebre de la dopamina que busca recompensas paso a un flujo más profundo, pero más tranquilo, de oxitócica y vasopresina, dos sustancias químicas con funciones importantes en la unión. Estás apegado, pero no estás obsesionado. No es de extrañar que, en esta etapa, los elogios y la intimidad a menudo pasen a segundo plano a cuestiones más prácticas, como la crianza de los hijos y el mantenimiento del hogar.

Como resultado, la satisfacción de la relación tiende a disminuir.

Pero este no es el caso para todos. Hay algunas parejas afortunadas que nunca pierden esa llama inicial, y los científicos las han estudiado. ¿La diferencia? Más allá de elementos como la "felicidad general de la vida" que generalmente están fuera de nuestro control, estas parejas informaron que pensaban en su pareja cuando estaban separados, mostrando afecto mutuo y compartiendo muchos momentos íntimos.

Pero había una cosa que hicieron de manera diferente de la que cada pareja puede aprender: participaron juntos en "actividades novedosas y desafiantes". ¿Nuevo y desafiante como viajar a un lugar nuevo, tal vez?

Ven y vuela conmigo

Las primeras vacaciones son una prueba importante de cualquier relación nueva. ¿Planeas con anticipación o empacaste la mañana? ¿Te gusta hacer un itinerario o ver dónde te lleva el día?

¿Eres más un aventurero o un relajamiento y relajación? Y, lo que es más importante, ¿pueden pasar todo el tiempo sin parar juntos sin molestarse mutuamente? Cuando viajas, aprendes todo tipo de cosas sobre tu pareja que la cena y una película nunca te dirían.

Una revisión de la literatura de 2013 de la Universidad de Massachusetts Amherst descubrió que viajar es un gran antídoto para el momento en que las exigencias de la carrera y la familia alejan de una relación.

Concluyó que las vacaciones juntas pueden mejorar la comunicación, fortalecer los vínculos, aumentar el bienestar y, lo que es más importante, reducir el riesgo de divorcio. Asimismo, varias encuestas de consumidores respaldan la idea de que viajar es excelente para reavivar esa chispa: una encuesta de 2012 de la Asociación de Viajes de EE. UU. Encontró que las parejas que viajan juntas informan "niveles más altos de satisfacción con sus relaciones" y más de la mitad de los encuestados una encuesta de 2010por la agencia de viajes del Reino Unido sunshine.co.uk informó haber sido íntima con su pareja más a menudo durante una semana de vacaciones que lo hicieron durante dos meses completos en casa.

Cuando su oficina está a un océano de distancia y el viento está en su cabello, puede conectarse con su pareja de una manera completamente diferente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más