¿Sabías por qué los dedos se arrugan cuando estás en contacto demasiado tiempo con algo mojado? Si creías que esto era debido a una prolongada exposición y que no había razones naturales, puede que este nuevo estudio científico te quite esa impresión de la cabeza.

Puede que no estés de acuerdo o que te dé nuevas impresiones acerca del desarrollo y la evolución de nuestro cuerpo, de ti depende qué conclusiones saques después de haber leído este artículo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Parejas

El estudio científico

Los científicos de la Universidad de Newcastle hicieron un experimento para demostrar la causa de esta extraña cualidad que tienen los dedos [VIDEO]para arrugarse cuando estamos en contacto durante mucho tiempo con algo mojado.

Llegaron a la conclusión de que estas arrugas eran el resultado de una dilatación de los vasos sanguíneos con el contacto húmedo de una sustancia, por ejemplo el agua.

¿En qué consistía el estudio científico?

Se trataba de pasar unas piedras sumergidas en un recipiente con agua a otro recipiente. Con una mano húmeda, agarrar las piedras húmedas con los dedos húmedos suponía una gran ventaja debido a las arrugas de los dedos. Agarrar piedras secas con dedos húmedos no mostraba ninguna ventaja, por lo que se llegó a la conclusión de que la relación entre objetos y manos era debido a la humedad de los dedos y su relación en estas circunstancias.

Conclusión del estudio científico

Llegaron a la conclusión de que el sistema nervioso simpático tenía el mando sobre esta función. ¿Qué quiere decir esto? Pues que debía ser una prueba viviente de la evolución de nuestro organismo para alcanzar un fin concreto y evolucionar.

¿Y cuál era el fin de estas arrugas? El objetivo de estas arrugas, además de confirmar la teoría de que la arruga es bella, es permitirnos agarrar objetos que de otra manera nos sería demasiado complicado agarrar.

¿Qué nos permiten estas arrugas en los dedos?

Las arrugas en los dedos nos permiten, según el experimento llevado a cabo por la Universidad de Newcastle, coger objetos en circunstancias de extrema humedad. Sería bastante ardua la labor si quisiéramos hacerlo sin estas arrugas que forman nuestros vasos sanguíneos ante el contacto prolongado con sustancias húmedas.

Conclusión

Después de haber leído este artículo, ¿crees que las arrugas en los dedos tras una prolongada interacción con algo húmedo te permitirán mayores logros? ¿O crees que es otro estudio científico sin base real? De todas maneras, seguro que estos datos te han mostrado otro modo de ver las cosas. Algo arrugadas, por cierto.