La doctora Sara Segovia explica que en 1988 ya preparaba fórmulas magistrales propias para los clientes que llegaban a su consulta de medicina estética buscando consejos para adelgazar. Hacía tres tipos de cápsulas según las necesidades de cada uno de sus pacientes: unas para quemar grasas, otras para facilitar el tránsito gastrointestinal y unas terceras para frenar la ansiedad. "La experiencia fue muy buena y se me ocurrió hacerlo más divertido: con gominolas que no llevaran azúcar", explica Segovia.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Parejas

Estos nuevos caramelos se llaman Thin Kit y dieron el salto al mercado el pasado mes de mayo.

Las garantías que hay detrás del Thin Kit son la empresa Código 372 -propiedad de Segovia y de su marido, Eduardo Torras-, sus componentes básicos y los más de 7.000 pacientes que han probado durante más de 30 años las fórmulas anteriores .

Segovia admite que "no hay ningún estudio clínico que analice cómo funcionan los tres productos que componen el pack al unísono, pero sí los hay que los analizan por separado". De ahí que apostara por crear tres gominolas diferentes que sirvieran como un tratamiento diario en la lucha para mantener el peso. Una para cada parte del día. Cada una con una forma y un sabor diferente. Y, eso sí, una recomendación: masticar lentamente cada caramelo.

La primera prueba fue un éxito. Las 500 unidades que se produjeron en mayo ya se habían vendido a los pocos meses, en agosto. De la segunda remesa, de 1.500 unidades, ya se han vendido la mitad. Y ahora se está planteando hacer una tercera producción más ambiciosa, de 3.000 unidades, e incluso intentar colocarla en el mercado americano. De momento la compañía centraliza la distribución a través de su página web y de determinados centros estéticos de renombre, según remarcan desde la empresa.

Se prevé, también, introducirlos en parafarmacias para ampliar su red.

El hecho de que los caramelos se hagan sin azúcar hace que el proceso de fabricación sea más largo y complejo, ya que Nutris, el fabricante, necesita entre 8 y 12 semanas para cerrar todo el procedimiento. Este es uno de los argumentos que da Segovia para afirmar que el pack conjunto sea caro: un tratamiento para un mes -25 pastillas cada uno de los tres botes- vale 65 euros. "Para obtener unos buenos resultados se debe hacer ejercicio y hacer régimen", aclara su promotora, que asegura que el primer mes se pueden perder entre 4 y 5 kilos.

La inversión necesaria ha sido baja: 30.000 euros. Una cantidad que le ha permitido no depender ni de créditos ni de inversores para sacar adelante el proceso. Segovia dice, sin embargo, que el salto al mercado de los Estados Unidos tal vez requerirá nuevos recursos dependiendo de la cantidad de stock que reclamen los distribuidores de este país. "De momento no tenemos necesidad socios financieros, pero tampoco cerramos la puerta a la posibilidad de que se puedan sumar inversores", concluye.

¡Esta es una buena noticia! Si queréis leer más noticias que os alegren el día, ahora podéis suscribiros gratuitamente al canal de noticias positivas de Blasting News.