La NASA ha elegido tres compañías para desarrollar una nueva expedición que pondrá al hombre en la Luna. Y además, la primera Mujer. El proyecto prevé establecer la presencia humana y mixta en el satélite natural de la Tierra, a través del programa Artemisa que desarrolla la NASA y será el primer módulo de aterrizaje lunar, desde la última misión de la luna Apolo en 1972.

La NASA desarrolla el proyecto Artemisa

El 30 de abril pasado se otorgaron los contratos a SpaceX, la empresa fundada por Elon Musk de transporte espacial en 2002, Blue Origin, de Jeff Bezos fundada en el 2000 y Dynetics para diseñar y elaborar el sistema de aterrizaje que pondrá al hombre en suelo lunar para el programa Artemisa de la NASA, cuyo objetivo es afianzar la presencia humana a largo plazo en la luna, a fines de 2024.

Vivace Corp. y Boeing son otras dos compañías que concursaron, pero sus proyectos no prosperaron.

El administrador de la NASA Jim Bridenstine explicó que Estados Unidos avanza con el proyecto de aterrizar astronautas en la luna para 2024, incluido el increíble momento en que veremos a la primera mujer pisar la superficie lunar.

Durante los próximos 10 meses, las empresas deberán desarrollar sus propuestas y la NASA decidirá cuál prueba primero.

Las empresas seleccionadas se repartirán casi mil millones de dólares, distribuidos de la siguiente manera: Blue Origin obtuvo más de la mitad, $ 579 millones, $ 135 millones para SpaceX y Dynetics, $ 253 millones.

Artemisa será el trampolín de desarrollo para llegar a Marte

SpaceX, la empresa de Elon Musk, propuso un módulo de aterrizaje espacial tan alto que los astronautas necesitan un ascensor para entrar y salir y pisar la superficie lunar.

La versión de Blue Origin propone una gran escalera. El módulo de aterrizaje de Dynetics está tan cerca del suelo, que solo se necesitan unos pocos pasos, un detalle al que la NASA otorgó las más altas calificaciones en cuanto a seguridad y eficiencia.

La NASA aspira a que hoy el nuevo programa Artemisa de alunizaje sea sostenible económicamente en el tiempo, con múltiples misiones y distintas ubicaciones en la superficie lunar, a diferencia de las viejas misiones Apolo, que eran financiadas por el Gobierno de los Estados Unidos en plena Guerra Fría.

Sólo una de las tres empresas será quien lleve a la primera mujer y al próximo hombre a la luna, pero las tres participarán del proyecto a largo plazo, señalaron las autoridades. Al aprender a vivir y trabajar en otro mundo, en este caso la Luna, la NASA espera proyectar y equiparse para enviar en un futuro astronautas a Marte, plantea como expectativa del plan Artemisa el administrador Jim Bridenstine.

2024 será el año en que la mujer pise la Luna

Un exultante Elon Musk pronosticó a periodistas un futuro increíblemente emocionante, con una base en la Luna, con viajes espaciales de personas y una ciudad autosuficiente en el planeta Marte.

Hay mucho de pasión y leyenda espacial para Musk, quien es también fundador de Tesla: envió en febrero de 2018 un auto, el Roadster con un maniquí vestido de astronauta llamado Starman, que hoy está en una órbita heliocéntrica que cruza la órbita de Marte, aunque no entrará en ella.

Se puede seguir su travesía en vivo, a través del canal de Youtube.

La satisfacción reina en las empresas elegidas para desarrollar el proyecto Artemisa. Kim Doering, vicepresidenta de Sistemas Espaciales de Dynetics, habló del entusiasmo de su equipo no solo con respecto a 2024, sino también con el proyecto de “economía lunar” a largo plazo. Y Bob Smith, presidente ejecutivo de Blue Origin, la empresa de Jeff Bezos, calificó de “día histórico” la adjudicación del proyecto.

Lo cierto es que hace medio siglo que el hombre no pisa su satélite natural, luego de la gesta de las misiones Apolo. Y finalmente esta vez una mujer pondrá el pie en ella. Los “Adán y Eva del siglo XXI”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!